domingo, 29 de abril de 2012

En primavera las series se alteran

En la vida de cualquier seriéfilo, los meses de septiembre y octubre suelen ser un poco locura ya que hay que cuadrar la mesa para que también quepan las series recién llegadas, además de las que ya tenían el sitio reservado desde la temporada pasada, o más atrás. Cuando la media de visionados a la semana rebasa los 15 capítulos ya se puede pensar en trazar una pequeña agenda que ponga orden a todo lo que hay que ver.  La utopía es ver los episodios que tocan en los días siguientes al día de su emisón, pero aprovechando que la distribución semanal de series de cada uno tiene jornadas más ligeras que otras  (es decir, encontrarte un martes con un solo capítulo nuevo por ver, por ejemplo), y que existen los parones para comer y los fines de semana de manta y sofá, es relativamente fácil rellenar huecos de tal forma que se puede acabar la semana con todas las series al día o, al menos, con el 50% de los capítulos vistos. Todo eso, claro, si no hay obligaciones y compromisos o planes o sucesos sorpresa que nos echen al traste el chiringuito que habíamos montado, cosa que siempre ocurre porque, aunque cueste creerlo, somos gente con una vida y, a la vez, carecemos de los poderes de los Observadores para llegar a todo.

En cualquier caso, en circunstancias normales se trata de asumir de forma realista cuántos episodios se puede permitir uno a la semana y de planificarse al respecto. Un poco como ir al gimnasio, aunque aquí la satisfacción es inmediata y no existen las agujetas del primer día. Es común que alguien nos pregunte de dónde sacamos el tiempo para tanta serie. Bueno, con algo de dedicación y organización, se puede, y si vemos que estamos empezando a apilar episodios por motivos ajenos a la pereza, por un lado, el propio calendario de las series nos echa una mano con los hiatos, que en este caso son más amados que odiados; y, por otro lado, los que también vemos series británicas sabemos de antemano que sus temporadas duran poco. Pero, por encima de todo, siempre se puede dejar de ver una serie definitivamente cuando nos deje de convencer: nadie está obligado a ver nada con lo que no disfruta.

Después de esos dos primeros de ajustes de agenda en la temporada seriéfila, uno va llevando sus capítulos como puede, hasta que, ay, llega la primavera y se reedita el estrés de principio de curso. ¿Las culpables? La series del cable, un lugar donde el curso sólo consta de un máximo de cuatro meses (abril, mayo, junio, y hasta cierto punto, julio) en los que se programa casi todo, tanto regresos como novedades. Y digo "casi todo" porque luego nos podemos encontrar esas programaciones un tanto aleatorias que se marcan bien  avanzado el verano (como cuando Weeds se emitía a partir de agosto), o en otoño para estar frescos para los premios (casos recientes de Boardwalk Empire o Homeland). Pero, por la misma lógica, si nueve meses se convierten en cuatro en el cable, ¿qué decir de las semanas? Pues que sólo tienen un día para programar: el domingo. Este 2012, con eso de los rumores del fin del mundo, parece que les ha entrado el pánico (sobre todo, a la HBO) y nos ha tocado un mes de abril infernal cuyas llamas se van a extender mínimo hasta que terminen las series de network, que, para más inri están en el clímax de final de temporada.

Estos lunes de primavera, ese día tan bonito, yo me despierto con The Good Wife, Once Upon a Time, Girls, The Killing, Game of Thrones, Nurse Jackie, The Borgias, y The Big C (y eso porque no veo Mad Men y he desistido de empezar Veep) para descargar. Las seis últimas, por cierto, con 'season' o 'series premiere' emitidas en este abril que ya termina. De todas ellas, no he empezado la nueva entrega de la detectivae Sarah Linden, sólo porque no voy a acumular episodios de TGW o OUAT a estas alturas. Pero para poder calzar estos nuevos episodios con los pocos que quedan del resto de la series de la semana, he tenido que parar un momento con Modern Family y Suburgatory, por eso de que son comedias de 20 minutos y no roban tanto tiempo como un drama. La estrategia está clara: darle prioridad a esos dramas que están a  punto de acabar, y si he acumulado capítulos de series como Ringer o Grey's Anatomy, siempre se puede recurrir al preciado 2x del VLC Player. No van a notar en demasía el acelerón, es más, hasta puede que mejore la calidad de los episodios comprimiendo todo lo que pasa de 40 a 20 minutos.

Pero hay productos que ni con esas dan ganas de verlos a 2x, simple y llanamente, porque la pereza está a unos niveles en los que es mejor dejarlos tal y como está y no añadir más tarea al calendario. Es lo que me pasa con uno de los estrenos más anunciados de la 'midseason', Smash, con el que me encuentro empantanada en el quinto episodio y en el abismo de borrarla del disco duro por hartazgo.

Al final, tanta acumulación de series hasta puede servir para hacer limpia.

8 comentarios:

satrian dijo...

En estos momentos de acumulación son los mejores para ver realmente lo que te interesa y lo que no, las que es mejor almacenarlas en el desván para periodos veraniegos o vacaciones, y las que es mejor dejarlas en el olvido.

Hausdorff dijo...

Me alegra ver que sigues siendo una fiel seguidora de mi querido x2, motivado en sus inicios por Flashforward y capítulos pelmas de Lost XD

Javier PMar dijo...

Últimamente os leo decir mucho eso del x2, pero ¿en serio lo hacéis? ¿No es mejor dejar de ver esas series y no perder el tiempo con algo que en realidad te aburre?

martinyfelix dijo...

Borra Smash, borrala sin piedad!
Yo he hecho una buena quema últimamente y me he quitado de encima un montón de series. Tantas que hasta tengo tiempo de empezar otras "viejas" y finalizadas e incluso revisionar alguna otra.
Esta semana tengo 16 capitulos y 7 se emiten los domingos. Empiezo la semana saturada y el martes solo tengo HIMYM...
En fin, lo bueno de que estrenen series es que te das cuenta de las que realmente te importa ver.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Lo del 2x no lo he probado pero los saltos selectivos si, de Scandal creo que vi 3 minutos seguidos y 4 saltos para dejar de ver tremenda fantasmada. Yo aparte de simplificarme la vida tengo un ojo que ya se comenta en la oficina soy "La bruja Lola" de las series: serie que dejo de ver serie que no renuevan. La única que sigo viendo pese a lo mal trazada que esta ultimente es Fringe: No se si es por Anna Torv o por ver que querían hacer originalmente. Pero le queda poco para el SIMPLIFICA TU VIDA .... BORRA LA SERIE

Erik dijo...

El día en que vea una serie con el x2, dejaré de ver esa serie. Es así de claro. Ni me pagan por ver series ni tengo que sufrirlas. Las veo porque me gustan y listo. Si no tengo ganas de ver una serie no la veo, dejo los capítulos a la espera por si algún día me dan ganas de verla (sin x2) y si hace un tiempo en que ni siquiera pienso en ella... pues dejo de verla y listos. Es el período de necesidad de una serie. Si pasadas dos o tres semanas no me pregunto cómo es que no he visto algún capítulo... Se acabó.

Kape dijo...

Os voy a contar una verdad, pero que no salga de aqui: Si le dais a x2, la serie es una mierda

Tschhhh!

Jaina dijo...

Sobre el tema del 2x, todo viene a cuento por esas series que llevamos viendo muchas temporadas y con las que aguantamos por incercia y ganas de ver el final, más que por otra cosa. No llegan a aburrir, pero tampoco te terminan de llenar como lo hacían antes. Así que en vez de dejarlas como ocurre con otras series que sí se te hacen cuesta arriba, mejor le damos al 2x.