lunes, 13 de abril de 2009

Hey, hey J.J.!

Probablemente las suyas sean las gafas de pasta más famosas del 'show bussiness' con permiso de las de Woody Allen. Con Jeffrey Jacob Abrams inauguramos un rincón dedicado a repasar brevemente la trayectoria de esos hombres de televisión responsables de que espectadores de todo el mundo dediquen unos momentos de sus vidas a seguir los entuertos de unos personajes a los que nunca conocerán, pero cuya compañía es más que familiar.

El amigo J.J. nació un buen día de verano hace 42 años en N.Y., pero pronto se trasladó con sus padres a L.A. Con unos progenitores que se dedicaban a la producción audiovisual, no era de extrañar que el renacuajo J.J. sintiera la llamada desde muy joven. Pero no penséis que enseguida se puso a escribir guiones como un loco, no: en la tradición de otros creadores de historias polifacéticos como el patrio Alejandro Amenábar, su primer trabajo consistió en armar parte de la BSO de una peli de terror de serie B llamada Nightbeast (1982).

Tendrían que pasar ocho años hasta que consiguió vender su primera idea para un guión, que después se materializaría en el film Millonario al instante, protagonizado por James Belushi, mucho antes de mudarse a la sitcom hecha a medida. Luego vendrían los libretos de dramas románticos como A propósito de Henry, Eternamente joven y comedias como Gone Fishin' con los que su nombre se convirtió en un habitual de los circuitos cinematográficos. Así, el 'ceseisero' Jerry Bruckheimer decidió contar con J.J. para que escribiera los diálogos de Armageddon (1998) , mientras la cámara de Michael Bay provocaba mareos. No se entiende cómo los Aerosmith se empeñan en no cerrar nos ojos con los viajes que este señor da al objetivo.

Aprende de mí, joven padawan

Más allá de su asociación con las altas esferas del cine de acción apartado blockbuster, el año 1998 supuso la entrada de Abrams el mundo de la televisión de la mano de una chica con una larga melena rizada, que se marchaba a estudiar a Nueva York persiguiendo a su amor californiano. Felicity, creada junto con Matt Reeves, se mantuvo cuatro temporadas en The WB, tras las polémicas capilares de Keri Russell y tramas surrealistas en su recta final, que, a pesar de ser una ficción juvenil, ya anticipaban la afición por lo inexplicable de la que iba a hacer gala J.J. en sus tres siguientes proyectos para la pequeña pantalla.

Una ABC en horas bajas fue la encargada de aceptar el segundo intento de 'Jeyjey' en televisión y el primero en este campo que produciría con su propia compañía, Bad Robot. Se trataba de Alias (2001-2006) una serie que combinaba espionaje, intrigas familiares, elementos sobrenatuales (los trabajos de Rambaldi) y un ritmo frenético amparado en la explosiva partitura de Michael Giacchino y del propio Abrams (suyo es el opening). Como en Felicity, el personaje principal era una chica, Sydney Bristow, interpretada por una Jennifer Garner capaz de pasar de la lágrima al puñetazo en un suspiro. En este producto se pueden observar dos de las costumbres abramianas más destacables: por un lado, el uso de actores que con los que ha trabajado antes (como la propia Garner, que venía de Felicity, o Terry O'Quinn, Locke en Lost) y, por otro, la tendencia de semiabandonar los proyectos para embarcarse en otros, hecho que ha terminado por afectar a la estructura fuertemente serializada en la que descansan la mayoría de sus dramas.

De esta forma, es común ver cómo sus ficciones se enmarañan como la hiedra para desconcierto del espectador que se encuentra, nunca mejor dicho, perdido. El compromiso de J.J. para dirigir la tercera parte de la franquicia Mission:Impossible derivó en una dispersión narrativa en la segunda y tercera etapas del que es hasta el momento su mayor éxito de crítica y público: Lost (2004-2010), también emitida por la ABC e ideada en colaboración con Damon Lindelof y Jeff Lieber. Nunca antes se había sacado tanto partido a una isla, a donde va a estrellarse el fatídico vuelo Oceanic 815 Sidney-Los Ángeles del que sobrevive un grupo de personas variopintas con mucho que esconder, y en donde aparecen osos polares entre otros detalles alejados de lo racional. Otra vez, el toque fantástico de Abrams.

Como un X-Files después de hacerse un estiramiento facial se puede definir el último trabajo de 'Jeyjey' en calidad de showrunner: Fringe (FOX, 2008). De nuevo, el FBI lidiando con los límites de la realidad, pero con Joshua Jackson y Anna Torv, en lugar de David Duchovny y Gillian Anderson, y una estructura de procedimental sui generis. Si bien Abrams dejó claro desde el principio que su nueva creación iba a ser más fácil de seguir que las anteriores, lo cierto es que conserva su trama marco u horizontal de rigor.

Aparte de otras incursiones en ficción televisiva como Six Degrees (ABC, 2006-2007) o What about Brian (ABC, 2006-2007), en las que participó sólo como productor ejecutivo, y de financiar para el cine historias de monstruos como Cloverfield (2008), Abrams está dando las últimas pinceladas a la undécima adaptación cinematográfica de Star Trek, que se estrena este mayo. A pesar de haber dejado Heroes, el principal aliciente estará en ver a Zachary Quinto como Spock.

P.D.: Qué duros son siempre los regresos de vacaciones :D

8 comentarios:

satrian dijo...

Tómate con calma el regreso.
Como me gustó Alias, y que poco monstruoso.
Espero a ver como le queda el cambio de cara de Star Trek.

Hewl dijo...

Ufff... le tengo miedo a Star Treck, me da a mi que va a ser la basura del siglo...

seriéfilo dijo...

es que este señor se deja todo a medias, y mira que me molesta, si se centra que se sentre en una.. pero va dejando a sus hijos a la deriva y...
! Me ha encantado el analisis!

Alex dijo...

Pues por lo que van mostrando por ahí, su Star Trek puede devolver el respeto perdido los ultimos años a la franquicia. Que J.J. no es tonto y de este negocio sabe algo.

Y Cloverfield ha sido una de las mayores toamduras de pelo de los ultimo años.

Moltisanti dijo...

Yo digo una cosa, este hombre tiene su mérito pero a veces es más una marca que otra cosa. El éxito de lost siempre se lo achacaré a Damony Carlton, JJ es solo un complemento. Alguien que se baja del barco, no puede llevarse todos los honores, y a él le gusta mucho eso...

Ah, Cloverfield me pareció una broma.

Muy buena la entrada, haber quien es el siguiente de la lista ;)

Spidermarga dijo...

Es verdad que se pira de sus proyectos a mitad (aunque Lost no se pudo quedar en mejores manos), pero creo que sigue siendo grande. Tiene la mente estructurada a lo Steven Spielberg.

Yo siempre le tendré cariño por Alias, que fue una de las primeras series que seguí en mi tierna adolescencia xD

Y no nos olvidemos del amiguísimo Greg Grunberg! :P

Un telespectador más dijo...

Yo creo que tiene buenas ideas, pero que no termina de desarrollarlas, y claro al final el producto no se puede decir que sea dek todo suyo.
También ha tenido una suerte que te cagas, aunque también cuenta con importantes fracasos.
Eso si, sin duda es todo un sello, todos le damos mas de una oportunidad a sus productos, cosa que con otros no hacemos.

Saludos!

Jaina dijo...

Satrian, Hewl y Alex: todos estamos expectantes ante Star Trek. Personalmente, me parece todo un acierto de partida que utilice la tripulación de los años 60 :) De Cloverfield lo único bueno es la campaña viral para su lanzamiento.

Seriefilo, Molti, Spidermarga y Telespectador: es que lo de abandonar el barco es su marca registrada jeje! Coincido 100% con vuestras apreciaciones. Yo creo que hay que considerar a JJ como un showrunner de manual, con un talento y olfato geniales para idear historias que conectan con el espectador a lo Spielberg, pero mal gestor de sus creaciones. De ahí que no sea casualidad que todos sus trabajos estén creados en colaboración con un colega, que es quien hace lo que él no hace. Lo mismo se decía de los cuadros de Rubens, ¿hasta dónde se podía considerar que el lienzo era suyo y no de los ayudantes que trabajaban en su taller?

Me hice seriefila gracias a J.J, y a Sydney Bristow, así que por eso empecé la sección con él :D Tengo pensado combinar nombres más o menos recientes con otros históricos. A ver a quien escojo en la próxima jeje! Creo que haré un perfil al mes, aunque no es seguro.

Y sí, Grunberg es Abrams' VIP!