lunes, 28 de diciembre de 2009

Humanos

"Esto era un vampiro, un hombre lobo y una fantasma que compartían piso..." Puede parecer perfectamente el inicio de un chiste friki, o la premisa de un Gran Hermano con criaturas fantásticas (en línea con aquella Casa de los Dibujos de MTV), pero la BBC3 no se ha tomado a guasa el "experimento sociológico" con Being Human. Quizá una alternativa demasiado desenfadada para los que se consideren amantes 'hardcore' de lo sobrenatural, para los principiantes como yo, este drama supone una brisa helada en medio de un ambiente abochornado por la fiebre crepusculina.

Una de las cosas que más me maravilla de las series británicas es lo poco que les gusta encumbrar a sus personajes; tan llenos de defectos, que no cuesta imaginarlos en situaciones de nuestro día a día, por mucho que se vean envueltos en situaciones ajenas a lo que entendemos por realidad. Mitchell el chupasangre, George el hombre lobo, y Annie la fantasma hacen el trabajo por nosotros, ya que se obligan ellos mismos a llevar vidas normales en un intento de conservar su propia humanidad más que de pasar desapercibidos por las calles de Bristol (como en Skins, la historia sucede allí), que también.

El centenario Mitchell y sus líos de faldas, las inseguridades de George y la fobia de Annie a sentirse sola se mezclan con su lucha por escapar de los mundos a los que pertenecen y permanecer en el reino de la rutina. Aunque no es tarea fácil, como se ve a lo largo de los seis episodios de esta primera temporada. La tentación de la sangre y un pasado oscuro siempre persiguen a Mitchell, acosado por sus colegas vampiros; la licantropía de George le inhabilita aún más socialmente; y Annie tiene asuntos por resolver en esta dimensión, aunque se lo toma con calma porque está encantada de tener inquilinos en su casa.

La serie no emplea demasiados artificios en mostrar la faceta oculta de los personajes. Por ejemplo, los vampiros no se diferencian mucho de los humanos salvo por los colmillos, la sed de sangre, una leve intolerancia al sol y la escasa temperatura corporal. Nada de supervelocidades, supersentidos, y saltos en el aire. Hasta pueden comer, y su organización y modus operandi tiende más hacia el clan mafioso que al nido de chupasangres que podemos ver en True Blood, algo que sin duda, refuerza el afán por quitarle esa aureola de misticismo al hecho sobrenatural. Incluso los trucos de Annie carecen de una puesta en escena fantasmagórica al uso, y la transformación de George es bastante digna para el presupuesto de la producción.

La primera mitad de la temporada avanza lenta, indigando en las motivaciones de los personajes para que los podamos conocer mejor, si bien acusa una cierta falta de ritmo a pesar de que se maquilla con los puntos cómicos del hombre lobo y la fantasma. Eso sí, a partir del cuarto capítulo la acción pega un repentino acelerón para terminar con la casa a medio barrer.



Menos mal que no habrá que esperar demasiado para saber cómo continúa la historia. El 10 de enero se estrena la segunda temporada de Being Human.

9 comentarios:

Un telespectador más dijo...

En principio tampoco es que me llame mucho, ya hay un poco de saturación con el mundo paranormal...pero esperaré a ver tus críticas de la segunda temporada y a ver si me animo, que a mi los vampiros me encantan.

Saludos!

Renaissance dijo...

"Esto era un vampiro, un hombre lobo y una fantasma que compartían piso..." Puede parecer perfectamente el inicio de un chiste friki.

Jaja, yo también empecé de la misma forma la entrada que preparamos sobre Being Human.
A mí también me sorprendió que con ese inicio más propio de novela de Terry Pratchett acabaran haciendo una serie tan seria y original, y especialmente, alejada de cualquier exceso vampiril de True Blood. Del final del temporada, no tengo queja y dejó suficientes espoilers como para que me tengan en enero esperando por ella.

Yorch dijo...

A mí me encanta George y esa voz que pone a veces, sus nervios ^^

No sabía que ya estaba la 2ª temporada tan próxima, me alegro, a ver qué tal está, la primera me gustó, sobre todo por como retratan el lado negativo o el lado humano de lo paranormal.

satrian dijo...

Llevo solo dos capítulos pero la verdad es que me está gustando.

OsKar108 dijo...

Uffff, no pinta mal, pero estoy un poco saturado ahora mismo, y quiero sumar Alice, Misfits y alguna más como The Corner o Red Riding si puedo xD.

¡Saludos!

Jaina dijo...

Telespectador: La segunda temporada pinta interesante viendo cómo acaba la primera. Ya te contaré. Seis capítulos se pasan en un suspiro!

Renaissance: Jajaja, qué coincidencia! Te cuentan la sinopsis y te viene el chiste a la cabeza. A mi también me sorprendió el tono sobrio, nada efectista de la serie. Eso sí, atención con el cliffhanger. Promete.

Yorch: Sí jeje, me encanta George cuando empieza a tartamudear jeje! Es un manojo de nervios el hombre. Yo me esperaba algo mucho más típico en ese sentido, y para nada.

Satrian: Te queda lo mejor :)

Oskar108: Red Riding es otra de a la que le quiero hincar el diente, nunca mejor dicho jeje! Ésta está bien para verano como es cortita, te la fulminas sin problemas.

Adri dijo...

Mi interés por esta serie va a rachas.. a veces me da pereza y paso de ella.. y otras, cuando os leo a los que os gusta, pienso en animarme...

Jaina dijo...

Adri: Anímate que el poco tiempo que vas a estar con la serie, lo pasarás bien :)

Crítico en Serie dijo...

Cuando vi por encima el primer capítulo (a menudo paso con el ratón para hacerme una idea de cómo es la serie) me pareció que sería bastante lenta y oscura. Pero si ya estoy avisado que será lenta al principio y que luego mejora, a ver si por fin le doy la oportunidad que se merece.

Antes, sin embargo, tengo que terminar Misfits. Es la revelación inglesa del año, todo el mundo está hablando de ella todo el día.