sábado, 23 de julio de 2011

Una comedia y la nada

Estas semanas he estado ausente por visitas familiares, maratones veraniegos, e interrupciones siempre inoportunas así que, a lo tonto, se me han ido acumulando series de las que tenía que haber hablando hace tiempo. El dos por uno que hago hoy, sin embargo, no viene motivado por una lógica de rebajas, de quitarme stock de encima, sino porque una de las producciones de las que voy a hablar no merece una entrada para ella sola. ¿Por qué? A eso vamos ahora mismo.

Me pregunto de cuánto dinero para producción de ficción disponen en Showtime para permitirse derroches tales como el de la tercera temporada de Nurse Jackie. Supongo que debe ser bastante, porque dedicar semejante esfuerzo para contar nada, no pasaría desapercibido en otros lugares. De un total de doce capítulos, sobran once, y no es que la finale haya tampoc ha sido un dechado de virtudes. La segunda etapa nos había dejado con una promesa de que podría haber una interesante evolución en el personaje en los nuevos episodios. Mentira todo. La enfermera seguía en sus trece, incluso al borde de poner su trabajo en verdadero peligro, y aunque no era lo que nadie esperaba, quedaban todavía los personajes secundarios. Crac. Otro chasco.

Las gracias de las entrañable Zooey y Akilitus llegaban a destiempo al igual que los dramas de ese niño grande que es Coop. O'Hara, por su parte, estuvo ausente durante todo el volumen, compartiendo escenas con Jackie carente de toda finalidad dramática. Lo mismo se puede decir de los otros dos vértices del triángulo del mal, Eddie y Kevin. Lástima que lo único destacable de este año, esa arista que Brixius y Wallem se ha atrevido a sacarle al marido, quede tapado por el último paso de gigante hacia atrás de la señora Peyton. Aún así, la serie ha sido renovada inmerecidamente para una cuarta entrega (gracias a las rentas y privilegios de ser chica Showtime, seguro), pero ya digo que aquí no vuelvo hasta que haya evidentes y contrastados signos de mejora.

Síntomas de bienestar los ha demostrado Modern Family. Ésta sí tiene plaza fija para el curso que viene. En esta segunda temporada han dado protagonismo a otros miembros del clan Pritchet-Dunphy potenciando la vena cómica de Claire, una 'control freak' de las que meten miedo, o de su hija Hailey, que ha intentando engañar a sus padres con que se ha reformado y que realmente tiene un CI más alto del que parecía. Luke también han formado una dupla letal juntando la falta su falta de hervores junto a la de su padre Phil, al que he llegado a tolerar más que en el primer volumen, sobre todo, gracias a sus escenas con Jay. Alex, sin embargo, sigue pasando de refilón por los capítulos.

Cameron y Mitchell han visto las situaciones más desde la barrera, al igual que Gloria, Jay y Manny, aunque los momentos que se reservan siguen siendo los más alucinados e hilarantes de toda la serie. Ya sea por escapar de tu trabajo por la ventana o por disparar balines a un bote hinchable en medio en medio de la piscina, esta parte de la familia acumula los caracteres más fuertes, por lo que es normal que las estampas más chocantes salgan de aquí. Se podría decir que los Dunphy van hacia un humor con premisas más blancas y familiares, mientras que los núcleos de Pritchett resultan un pelín más destroyer y menos políticamente correctos.

En este sentido, también se ha notado un cambio en los finales de episodios, que ya no tiran tanto de la voz en off para recalcar la moraleja de lo que se nos pretende contar en cada uno de ellos. Modern Family es una fábula sobre la familia en clave de comedia por sí sola como para que se la corone con más accesorios. Han sabido corregir esos errores y evitar ese vuelo de Ícaro que se presagiaba en la segunda mitad de su temporada de debut y, si bien tanta nominación a los Emmys de comedia parecen un poco escándalo por avallasamiento (las listas a estos premios son siempre un escándalo bastante predecible todos los veranos), esta vez 'maloserá' que no caiga más de uno o, peor, que se vuelva a dar un 'gleekazo' que deje al resto de aspirantes patidifusos.

6 comentarios:

satrian dijo...

Me ha dejado tan decepcionado tanto Nurse Jackie que me temo que no voy a ver la próxima.

Manganxet dijo...

De todos modos espero que Modern Family no se duerma en los laureles en la próxima temporada, que todos sabemos que puede hacerlo igual que bien como en sus inicios sin el batacazo posterior.

torpe dama dijo...

Yo Nurse Jackie la dejé en el primer episodio de la tercera temporada. Esto de que los actos no tengan consecuencias me enfadó tanto que me dije "se acabó, no la soporto".

De Modern Family me quedan un par de episodios para terminar la temporada; me estaba gustando, pero no sé, me ha dado como pereza; aprovecharé el verano para terminarla, jeje.

martinyfelix dijo...

Yo si que salvo a los secundarios de Nurse Jackie, excepto O'Hara que, en efecto, sin Jackie pierde mucho. Aunque no hayan estado tan acertados como en anteriores entregas, son lo único que me llevo a acabar la temporada, y algo los echaré de menos. Yo dudo mucho que la vuelve a ver (el último capítulo si), me ha decepcionado enormemente.

Yo debo ser de las pocas que no termino de cogerle el punto a MF en la primera y se ha hecho muy fan en la segunda. No, es ni de lejos, la mejor comedia de la parrilla (y por mucho que llevan "modern" en el título no lo son tanto), pero es la que mejor sabe repartir el peso de los personajes, y eso que son muchos.

Jaina dijo...

Satrian: Esperaré a ver las impesiones de los valientes que sigan con ella, para tomar la decisión final, pero de momento, no la pienso bajar.

Manganxet: Me da que si esta serie tuviese temporadas más corta sería más redonda.

Torpedama: No hay crecimento de personaje en Jackie, y luego nos quejamos de House... A mí tb me pasa algo parecido con las comdias, llega un momento en que tengo que parar por pura pereza. Supongo que debe ser porque muchas no te animan a seguir con una trama y porque los personajes no cambian en demasía.

Martinyfelix: O'Hara ha sido una figura fantasmagórica durante toda la temporada... Modern Family en el fondo tampoco aporta nada nuevo, pero cumple muy bien a la hora de hacer reir. Y toda la razón acerca de los personajes, puedes decir que son todos protagonistas.

ainhop dijo...

No seguiré con Nurse Jackie, a menos que lea cosas buenísimas que me vuelvan a enganchar. Me ha parecido una soberana pérdida de tiempo esta temporada, aunque sí que recuerdo haber dicho (y leído y escuchado) que los pasos que los guionistas le estaban haciendo dar a Jackie eran los correctos.

Me aburría la historia de Coop, he echado de menos O'Hara y las hijas tenían algo que no me consigue enganchar a ellas. Que sí, que sufren un montón, pero no me transmiten nada. Uf.

Lo mismo Modern Family, no tengo pensado seguir con ella. Pero tengo clarísimo que no le voy a dar otra oportunidad. Me he cansado y no puedo seguir viendo series sólo porque me interese un personaje (en este caso Phil, al que siempre he visto como el mejor

Ah, y perdón por el retraso....