viernes, 2 de diciembre de 2011

Fresh Meat, una sobre novatos

Las fusión entre los dos grandes macrogéneros de ficción, el drama y la comedia, no es nada nuevo. Hoy en día, puedes encontrarte con comedias con trazos de dramón, y viceversa, en las parrillas de cualquier canal.  Igualito que en algunas tiendas Bershka (pronunciado 'breska', 'breshka', 'freshka', según la zona), territorio histórico de la moda chonil, donde desde hace unos años existe un reducto de género entre pijo-rockerillo (para ellas) y friki (para ellos) de lo más curioso. Una podría pensar que la marca está intentado reconciliar en un sólo local tribus urbanas en las antípodas las unas de las otras, del mismo modo que las series ya no tienen miramientos por mezclar géneros y formatos. El último éxito llegado del Channel 4 británico, Fresh Meat, además de poner a convivir risas y lágrimas,  se toma en serio lo de las especies urbanas y nos presenta un clúster de personajes cada uno de su padre y de su madre.

Con un formato al parecer bastante utilizado en las comedias de la islas, a razón de 40 minutos por episodio, Fresh Meat nos cuenta en ocho entregas las vidas de seis estudiantes universitarios que comparten casa en Manchester: Howard (Greg McHugh), Josie (Kimberley Nixon), Kingsley (Joe Thomas), Vod (Zawe Ashton), JP (Jack Whitehall) y Oregon (Charlotte Ritchie). Ninguno de ellos son amigos, y todos menos Howard son estudiantes de primer año de carrera, lo que da título a la serie. Los chicos estudian todos geología, mientras que Vod y Oregon le dan a la literatura y Josie a la odontología.

Hasta aquí llegarían los posibles puntos en común entre los personajes, porque cada uno de ellos representa un estereotipo diferente como si fueran parte del cast de una edición de Big Brother: Howard es el freak escocés; Josie, la buena chica que no ha visto nunca más allá de su ciudad, Cardiff; Kingsley, el virgen pagafantas enamorado de Josie; JP, el niño rico insoportable; Vod, la fumada, y Oregon, la alternativa.

Sin hacer grandes aspavientos y sin ser nada del otro mundo, tantos a nivel de escritura como de estética, la serie resulta un entretenimiento bastante simpático, quizá porque no pone grandes pretensiones sobre sí misma, ni busca los gags constantemente. Por el contrario, explota ese humor 'awkward', escatológico tan propio de los productos británicos, que ayuda a que los personajes tengan un aura de patetismo y de poco glamour que los hace mucho más cercanos. A medida que vemos a los personajes convivir en esa casa de locos, de montar fiestas de dudoso éxito, de forjar amistades o encajar en el grupo de los guays de la facultad, se va desmontando poco a poco esa imagen con la que se los nos presentó en un principio de forma bastante efectiva y nada artificial.

Fresh Meat ya está renovada para una segunda temporada que viene caída del cielo si se piensa en cómo se dejan algunos cuestiones convenientemente sin resolver en el último episodio, algo que también ocurre con Sirens, otra serie del mismocanal que, por desgracia, no tendrá continuación.

4 comentarios:

elclubsilencio dijo...

Lo leído me recuerda mucho a Glee, aunque prefiero la mención a Awkward (la de Murphy se convirtió en una farsa; no puedes hablar de la humildad cuando no paras de vender las bragas de Lea Michelle para arañar ventas). Se ha hablado mucho de la comedia estos últimos meses, también de la teen, y creo que cada vez nos acercamos a una visión más divertida, real, no estereotipada y no convencional (la gente bebe y tiene relaciones sexuales, quieran o no las asociaciones yanquis de padres). Ésta también me la apunto!

Un saludo!

Un telespectador más dijo...

¿Pero por qué no se os da por hablar de series asentadas? Nooooo, teneis que mencionar series nuevas para que aumentemos nuestra ya de por si enorme lista, muy mal Mar, muy mal!

SAludos!

Manganxet dijo...

Pues otra que fijo, fijo cae en navidad. Gracias por la recomendación! ^^

Jaina dijo...

Elclubsilencio: Yo también creo que se está mejorando bastante el otrora tan denostado producto teen, y menos mal, porque s epueden hacer cosas muy interesantes :)

Un telespectador: Jajaja, se siente! Pero ésta son son ocho epis de nada, te la acabas en un plis-plas.

Manganxet: De nada, Navidad es el momento perfecto :)

G¡racias por los comments y saludos a todos!