jueves, 16 de julio de 2009

Battlestar Galactica 2, la explosión de una supernova

ORDEN (CARIÑOSA) DE STARBUCK AL SOLDADO: Saca tu frakkin' trasero de aquí si no has visto la segunda temporada de BSG, porque paso de perder el tiempo defendiéndote frente a los spoilers.

Y seguimos con la ronda de posts dedicados a diseccionar mi actual obsesión veraniega. ¿Preparado/a para un salto FTL hacia la segunda temporada de Battlestar Galactica? A estas alturas de la película, el hotel de Series a la Parrilla ha habilitado una suite de lujo permanente para esta criatura. Normalmente, mis series se alojan en camas supletorias, habitaciones dobles, individuales y en suites. Pues ya os podéis imaginar lo que le ha costado a Ronald D. Moore y David Eick subir de categoría. Un ascenso estratosférico, pero, ¿qué más ofrecer si el invento no para de superarse a sí mismo?

Los 20 capítulos de esta etapa reventaron todas las expectativas tras el impactante final de la primera temporada. Salvo un par de lances en la segunda parte del año, la historia aumenta el ritmo sin dejar de profundizar en todos los elementos que nos habían presentado con anterioridad, y por si no era bastante ya, se cubre de sombras. Este cambio es especialmente significativo en el caso de Starbuck, que deja un poco de lado esa chulería tan suya, y se muestra vulnerable ya sea por relación con el guerrillero Sam Anders, su atracción hacia Adama junior (momento toalla...), o por su pasado de niña maltratada que se nos descubre en esa planta de inseminación cylon en la Caprica ocupada. Un lugar que pondría los pelos de punta a cualquiera, para qué engañarnos.

El proceso de autodestrucción en el que se embarca Kara Thrace tiene su reflejo en sus cada vez más arriesgadas maniobras de vuelo y su relación con la botella, algo que la acerca a su destestado Coronel Tigh, que, manipulado por su señora y víctima de su autocomplacencia, por poco pone la Flota al borde del colapso político. Porque si algo nos ha enseñado esta segunda temporada, es que sin Adama senior aquello es el cachondeo de la dictadura. Tigh debería dar gracias de que el Comandante no muriera en la mesa de operaciones y que, al final, se calmaran las aguas con la Presidenta Roslin. Laura consiguió lo que se proponía y, flecha de Apolo en mano, convenció a todos de que había un camino a la Tierra. Quizá lo más sorprendente de todo esto fuera la vital ayudada prestada por Starbuck, ya que es un personaje del que nadie esperaría que tuviese inquietudes religiosas.

Como buen reflejo de praxis política, el acuerdo del Gobierno despuesto con el ex terrorista Tom Zarek demuestra que cuando hay un enemigo común poco importan los bandos y se pueden limar asperezas. Precisamente, Adama parece sucumbir a la propuesta visionaria de la Presidenta y esa escena en Kobol bajo el toldo rezuma la suficiente química como para indicar que ahí hay más que una alianza de líderes. El juego de miradas, los silencios y el calmado registro dramático que ofrecen Edward James Olmos y Mary McDonnell en sus escenas juntos enriquecen un guión espectacular en todas sus aristas.

El libreto de BSG es, hasta el momento, la mejor metáfora de lo ocurrido a nivel internacional en esta primera década del siglo XXI. Esta afirmación se hace más patente si cabe en el punto clave de esta temporada: el arco argumental de la Estrella de Combate Pegasus. Tres capítulos que no dejan descansar la conciencia del espectador que se empieza a cuestionar qué es lo correcto y quién es más humano: los hombres o los cylon. En esta tarea, la responsabilidad recae en Michelle Forbes, que logra un retrato realmente despadiado de la Almirante Helena Cain, cuya tripulación se presenta antagónica frente a la de Adama. Muy turbio todo lo que lo que rodea a esa battlestar, cercana en formas y en modus operandi a las cárceles de Abu Ghraib.

La Pegasus representa la podredumbre del alma humana cuando obvia los efectos colaterales que puede acarrear conseguir un objetivo, e implanta un gobierno basado en el miedo como el que se estableció tras los atentados del 11-S. ¿Podría Adama haberse convertido en un Cain si no llega a existir una Roslin que lo pare? Esta subtrama recuerda que no hay blancos o negros, que el enemigo puede estar en tu propia casa y arrastrarte hacia una guerra civil. Hombres contra hombres, una constante en toda la historia de la humanidad, de ahí que resulte cuanto menos irónica esa frase que le dice la cylon Sharon II a Adama: "Usted dijo en un discurso que la humanidad nunca se preguntó por qué merecía sobrevivir. Quizá no lo merezca".

Al igual que los humanos, los cylon no son todos unas 'tostadoras' cortadas por el mismo patrón como se advierte en 'Downloaded', otra de las perlas de esta tanda de episodios en las que se nos muestra cómo resucitan y en donde cobra sentido otra revelación de Sharon II, esta vez a Starbuck: "La muerte se convierte en una experiencia de aprendizaje". Boomer o Sharon I se despierta en medio de aquello que su programación le hace odiar y, a la vez, recibiendo el trato de heroína junto con una vieja conocida por los aficionados: la Six original de Baltar, ahora llamada Caprica. Plenamente conscientes de su vida anterior, ambas han desarrollado una afinidad con los humanos, de ahí que se erijan en adalides de una convivencia pacífica entre ambos pueblos y se atrevan a desafiar al gran fichaje de Lucy Lawless (Xena, para los amigos), en la piel de D'Anna Biers o Number Three. Su ocurrencia desembocará en el segundo final taquicárdico de temporada de la serie.

Aunque, claro está, siempre tiene que haber alguien que eche una mano desde fuera. Por supuesto, hablo de Gaius Baltar, quien, por extensión, me hizo odiar al teniente Gaeta (Alessandro Juliani) por bocazas. Vale que Roslin en ocasiones es una soprana de la vida, y lo de amañar las elecciones es un acto más que reprobable, pero no quedaba otra alternativa. Cualquier cosa antes de que ganase el oportunista de Baltar. Desgraciadamente, se descubrió el pastel que había preparado la nueva ayudante de la Presidenta, Tory, que había obtenido el apoyo de, atención, ¡el Coronel Tigh! Quien lo diría después de todo lo que le dijo a Roslin en la primera temporada...

"Voy a barrer el suelo contigo, Gaius" (Presidenta Roslin a Baltar)

Más allá de la anécdota, lo interesante de esta subtrama es el uso de las armas políticas. Por un lado tenemos a una Roslin con un programa más a largo plazo, que implica un constante esfuerzo diario por parte de toda la Flota (incluso va en contra de sus convicciones proaborto para ganarse a los devotos de la Colonia Geminon), y, por otro, tenemos la visión cortoplacista de Baltar apoyada en el descubrimiento de un supuesto nuevo hogar para la humanidad. Al final, en votos reales gana la opción más atractiva y cómoda, y, por qué no, más humana. Normal, la Flota está cansada de dar tumbos por el espacio y el doctor vende (falsa) esperanza con su Nueva Caprica.

El nuevo Presidente de las Doce Colonias y su conciencia Six continúan hablando de lo divino y lo humano, una conversación que llega niveles de éxtasis teresiano en los primeros capítulos cuando alaban a la primera de la nueva generación de Dios, es decir, Hera, la hija híbrida de Karl 'Helo' Agathon (Tahmoh Penikett) y Sharon II. Estos dos personajes funcionan como excelentes catalizadores de conflictos y generar continuamente esas dudas de las que hablábamos antes. Ella, porque por amor ha decidido abandonar a los de su especie y lucha por ser aceptada en su nuevo entorno, y él, porque su amor hacia ella le lleva a cometer actos contra su propia raza. Así, es imposible no conectar con estos dos incomprendidos cuando Roslin en modo fascista conspira para acabar con el bebé ya que lo considera una amenaza para la Flota, o cuando, una vez nacido, se enteran de que ha "muerto". En ambas situaciones: mal, Laura, mal.

Podría extenderme mucho más, pero no quiero adelantar acontecimientos y personajes que se explican mejor en la siguiente temporada, porque, tras ver esta segunda etapa, definitivamente puedo decir que Battlestar Galactica es mucho más que ciencia ficción.

13 comentarios:

MacGuffin dijo...

Qué más se puede añadir... Aquí los buenos son capaces de cosas malas y los malos, de cosas buenas, y todos se mueven en un área muy gris. El arco de Pegasus es de lo mejor que han hecho en la serie, junto con el principio de la 3ª temporada y un par de capítulos dobles en la 4ª que son... Ya los verás ;)

satrian dijo...

Impresionante entrada, plas plas plas (ovación y aplausos virtuales.
El episodio de la planta de inseminación me revolvió las entrañas, y la situación con Cain la conciencia, la segunda temporada me dejó clarísimo que esta serie aspiraba a mucho más y a fe mía que lo ha conseguido.
Y desde luego papa Adama y mama Roslin han conseguido que la humanidad no se desmandara en muchos momentos, ejército y política, rivales y amigos.
Una entrada maravillosa, :)

seriéfilo dijo...

genial entrada jaina, ya vas por la mitad de la serie, ahora vienen cosas muy pero que muy buenas de la mejor serie de la tv

Moltisanti dijo...

Verte así a mitad de viaje, solo me deja una duda: ¿Qué adejtivos podrás usar para describir la maravilla que te falta por presenciar? ;)

Me ha encantado leerte porque has abordado prácticamente todo lo abordable y resaltando cosas que en su día me encantaron por como fueron tratadas y mostradas, como por lo que representan en sí.

Es verdad que Roslin actúo como actúo pero al final se demuestra que hizo lo correcto aunque no sirivera de mucho. Baltar Presidente, como para no seguir y seguri dando al play.

El principio de la 3ºT es de lo mejor de la serie. Exodus!!!!!!

Siga disfrutando teniente :D

Kratos dijo...

Buff y lo que te queda por disfrutar.., a ver que ves cuando te la acabes, que cualquier sucesora te va a parecer muy mala si la comparas con esta serie a no ser que sea una de las grandes de HBO claro.

LoFelip dijo...

Y lo que te queda, la evolución de los personajes es la esencia de Galactica. Es magistral.

ALX dijo...

Me ha gustado la entrada, se nota que estás disfrutando la serie. A mi la segunda temporada ya me queda un poco lejana, pero recuerdo que su tramo final me encantó y su episodio doble con el que termina me pareció lo mejor, sobre todo por Laura Roslin haciendo algo de lo que en principio no la crees capaz.

Downloaded también es muy interesante, porque es el primer acercamiento al mundo de los cylons, algo que me encanta y en lo que se profundiza en el resto de la serie.

Pero como ya te dije, mi parte favorita de BG es toda la primera mitad de la tercera temporada. Los cuatro primeros capítulos son de lo mejor que se ha podido ver en tv.

MFAL dijo...

Menuda introducción!! ;) pero no podré leer, esta claro...
mira que me están dando muchas ganas de verla eh!!! El verano... quizá sea la oportunidad, a ver que tal. Saludos!

PD off-topic: ya he acabado con AdG, y sigo pensando igual, pero le he dado la oportunidad al menos :P

Nahum dijo...

Muy interesante entrada, Jaina. Muy bien descrita la evolución de Starbuck y sus demonios interiores (ahora que he terminado la tercera, ya voy sabiendo más de ella, claro).

En lo que no termino de coincidir es en lo de los paralelismos políticos. Creo que, antes de lo que citas, el mayor paralelismo sería con el 11-S y la posible destrucción masiva. Los cylons como metáfora del terrorismo masivo.

Lo de Abu Graib no termino de verlo con la Pegasus... Más que nada porque el propio Adama también demuestra un pragmatismo político (él también quiere acabar con la Almirante de la Pegasus) que trastoca el paralelismo que has trazado.

Jaina dijo...

Gracias por los comentarios, es genial compartir el entusiasmo con esta pedazo de serie!

MacGuffin: El principio de la 3era es muy grande, de 10. Todavía lo estoy procesando jeje! Nunca sabes a qué atenerte con los personajes de BSG, esa es la grandeza de la serie.

Satrian: Me alegro deque hayas disfrutado de la entrada lo mismo que yo escribiendola. A mí esta temporada me ha dejado tocada en muchos sentidos y que siempre te sugiera preguntas difíciles es de agradecer.

Seriefilo: A estas alturas ya está entre mis favoritas de siempre, con eso te lo digo todo :) Me parece indigno que no haya estado presente en ninguno de los grandes premios.

Moltisanti: Uy, a saber, no lo quiero ni pensar... Igual sólo pongo unos cuantos snif, snif! hasta el infinito jeje! Esos cinco capítulos de la 3ª me dejaron sin respiración. Qué desastre Baltar de Presi... Si estás disfrutando como un enano con el revisionado, eso da cuenta de que BSG no se agota nunca. Buena señal para los neófitos como yo :)

Kratos: Tienes razón, sólo las de la HBO le hacen sombra, con la diferencia de que BSG es compleja pero se presta a maratones de infarto xDD

LoFelip: Los personajes lo son todo, a cada cual, mejor y la forma en que crecen siempre te sorprende. No sabría resaltar uno por encima de otro.

ALX: Todavía tengo que terminarla para decidir mis momentos favoritos, pero la primera mitad de la 3ª y el tramo de la Pegasus como indica MacGuffin están ahí mano a mano. Downloaded me fascinó al igual que los propios cylons jeje! Roslin parece vulnerable, pero demuestra ternrlos muy grandes en los momentos decisivos. Es algo que me encanta de ella.

MFAL: Pues mira si deshaucias a AdG, qué mejor que sustituirla con este serión jeje! Té aguanta hasta la mitad de la primera temporada de BSG, que después que no te vas a despegar de la silla. No te defraudará seguro. Ahora es el momento :)

Nahum: Starbuck da para escribir una tesina ella sola jeje! Te agradezco el apunte del 11-S, 100% de acuerdo. Mientras escribía tenia en mente el 11-S, pero toda mi argumentación se basa en el tipo de sociedad y en los hechos que se dieron después de esos ataques, no antes. De hecho, hasta que vi cierto cap de la tercera temporada (el centrado en el teniente Bulldog) no caí en la cuenta de esa metáfora que expones en tu comentario. Un poco tarde, lo sé jeje!

Abu Ghraib. Quizá no lo expresé del todo bien y me faltó concretar. Quise dejar patente el paralelismo entre el abuso de poder de la tripulación de la Pegasus hacia sus prisioneros (la tortura y las vejaciones a la Six de la nave, y lo que iban a hacer con Sharon en la Galactica) con esas imágenes horrendas de la cárcel iraquí. Hablo de las diferencias en el trato a los prisioneros que dan ambas tripulaciones: una, la Galactica, mucho más acorde a los derechos humanos que la otra, la Pegasus. Aunque sí que es verdad que el interrogatorio de Starbuck a Leoben en la primera temporada y la ejecución por la escotilla de después lo hace todo más matizable. Al final, creo que todo se reduce a una cuestión de formas y procedimientos para conseguir un objetivo, porque, como bien dices, el pragmatismo político es algo común a todos los altos cargos que nos va presentando la serie :)

David dijo...

Madre mía!!!
El tiempo que llevaba yo esperando para tener un ratito libre y ponerme con esta mítica serie de mi infancia y tengo un hueco me encuentro con tu blog y estas estupendas entradas sobre BSG que ni me atrevo a leer enteras por si me desvelan detalles sobre la serie.
Sólo he podido leer la primera sobre la miniserie, que por cierto no encuentro por ningún lado, por que las temporadas 1 a la 4 las tengo localizadas pero de la miniserie nada de nada.
Estoy que me muerdo las uñas por empezar.
Un saludo y te seguiré de ahora en adelante.

Jaina dijo...

David: Bienvenido al blog! Si utilizas Torrent, en Mininova.org tienes el link de la miniserie. Después, tienes la opción de la descarga directa, pero, en cualqueir caso, es fácil de conseguir al igual que el resto de las temporadas. Ponte ya con ella, porque esta serie es... Tela! Saludos!

Deyre dijo...

Totalmente de acuerdo. Battlestar Galactica es más que ciencia ficción, y los paralelismos con nuestra sociedad son más que evidentes.

Yo acabé ayer la serie. Espero que disfrutes lo que te queda tanto como yo.