lunes, 13 de julio de 2009

Una trola

La estupenda quedada del sábado con ALX, MacGuffin, Freddy, Silvia, Adri y la aquí presente trajo a la palestra uno de esos pecados inconfesables para cualquier aficionado a las series. Como cuando alguien se va a una esquina a fumarse un pitillo a escondidas porque le ha dicho a todo el mundo que lo ha dejado. Más o menos, eso mismo le ocurre a un seriéfilo cuando se encuentra en medio de un emocionantísimo maratón o un visionado interesante.

De repente, recuerda que esa misma tarde la había reservado para estar con los colegas, y ahí empieza una dura lucha de conciencia y de lealtades en la mejor tradición de las series de espías. ¿Qué hacer? ¿Provocarse a sí mismo un cliffhanger y dejar el capítulo a la mitad, o llamar para cancelar tu asistencia? Las ostras pasadas de mamá son una excusa que vale para algunos días y da para una casuística de intoxicaciones bastante verosímil. Nunca está de más poner a Maquiavelo al servicio del ocio si se hace en su justa medida. Y más tratándose de mentiras piadosas.

Si un amigo conoce bien a un amante de las series se puede imaginar que el dolor de tripa un sábado cualquiera por la tarde equivale a un 'Perdóname que hoy te cambie por un puñado de DVDs o archivos .avi'. Hay que reconocerlo: queda feo decir la pura verdad a menos que tu amigo sea también un seriéfilo empedernido.

Esto me hace pensar en lo difícil que resulta ser amigos o pareja de alguien que practica un hobby totalmente distinto. Tanto tú como esas personas sabéis que va a haber algunos días (pocos) en los que no vais a coincidir, así que aquello de 'Hoy por tí, mañana por mí' cobra un nuevo significado. Al final, se trata de comprender los gustos de cada uno. Y para alguien curtido en maratones catódicos, ver a los colegas tras un finde en el sofá se convertirá en otra sesión continua de la que le costará despegarse.

12 comentarios:

Adri dijo...

El que diga que nunca ha soltado una mentirijilla para no quedar con sus amigos y quedarse en casa viendo alguna serie a la que está enganchado (o cualquier hobbie aplicable) miente descaradamente! :P

satrian dijo...

Culpable de mentirijillas seriéfilas, sobre todo cuando voy en plan maratón.

Thursnext dijo...

Yo he mentido tantas veces que ahora ya puedo decir la verdad abiertamente, me conocen y ya saben lo que hay, luego los recompenso con tiempo de calidad :)

Nahum dijo...

Por eso hay que casarse con alguien a quien también le gusten las series, jeje.

Moltisanti dijo...

Mis amigos me conocen demasiado que me da lo mismo mentir que no hacerlo. Saben perfectamente que si no me bajo un día de diario al parque no es porque no me apetezca precisamente :P

MacGuffin dijo...

So say we all. Los maratones los carga el diablo ;)

Jaina dijo...

Adri: Pero fijísimo que miente! :D

Satrian y MacGuffin: Es que los maratones son fatales para estos casos ;)

Thursnext y Molti: Jaja, ya no tenéis miramientos :P Si al final es lo que dice Thursnext: mejor calidad a cantidad.

Nahum: Bueno, eso ya sería el paraíso de verdad xD

torpe dama dijo...

Puff, Nahum, que tu pareja sea seriéfila y que además le gusten el mismo tipo de series que a ti es una utopía... Pero como todo, es cuestión de transigir.

Casualmente, cuando tengo un capítulo recién descargado, siempre "tengo muchísimo trabajo atrasado" y ni me muevo de delante del ordenador.

Nahum dijo...

Bueno, en mi caso, mi esposa y yo vemos el 70 por ciento de series juntos. Ella no traga True Blood, se aburrió con Shameless y nos casamos después de que yo terminara The Shield, por ejemplo.

Pero sí hemos compartido In Treatment, How I met your mother, Héroes (ahí fui yo quien se descolgó), Supernatural, FNL o BSG, por ejemplo. Y se está poniendo al día con Lost...

La verdad es que da gusto, soy afortunado, jeje.

ánade dijo...

Es algo bastante típico en los serieadictos. Anda que yo no he dejado pasar tardes de ocio por estar tranquilamente en casa bebiendo coca cola y devorando series como un loco. :P

OsKar108 dijo...

Quien más quien menos....
Enhorabuena Nahum por esa pareja que tienes, lo mejor es la compatibilidad de caracteres xD.

¡Saludos!

Harmony dijo...

Yo en este caso también he tenido suerte, mi pareja ve todas las series conmigo (me guardo alguna para ver solita porque yo tengo más tiempo, y aun así me protesta xD)y además no le importa verlas en V.O pese a no controlar el inglés, subtítulos y arreglado.

Es una gozada tener esto en común porque si no mi vida sería mucho más dificil.

Los amigos que nos conocen y nos quieren ya saben como somos, y por suerte a muchos de ellos también les gusta este mundo y entienden lo que es un maratón seriéfilo, por lo que, si alguna vez pasa, nos ahorramos la mentirijilla :)