jueves, 14 de enero de 2010

El (no tan grande) Big Bang

Porque todo depende de las características del cristal por donde se mire, ¿no? En ese caso, creo el modelo de globo ocular que tengo no está hecho para admirar demasiado algunas comedias. Aunque The Big Bang Theory hace que se produzcan reacciones químicas que llevan a la risa, no consigue golpearme el hipotálamo para que descargue dopamina a raudales y se dé aquello que la convención social llama enamoramiento. Y eso que la serie no es un mal partido: perteneciente a la rica familia de la CBS, trabaja por su cuenta y no para de hacer millones semana tras semana... Lo sé, soy tonta, pero ya son dos temporadas conociendo a Leonard Hofstadter (Johnny Galecki) y Sheldon Cooper (Jim Parsons) y, honestamente, prefiero que seamos sólo amigos.

Será que la sucesión de risas enlatadas y gags envasados al vacío de gran parte de la primera temporada, a pesar de la referencias a Battlestar Galactica, fue tan impresionante para mal que aún dura el regustillo. Tampoco me olvido de esa planta de sitcom tan clásica que muestra, cosa con la que todavía ahora me cuesta algo lidiar, para qué negarlo. Con todo, parece que era cuestión de mejorar las situaciones, pulir los chistes y aprovechar el carácter (o la falta del mismo) de los personajes para que la serie no acabara compartiendo cubo con las sobras del atún.

La segunda temporada, en este sentido, pega un salto exponencial de gigante explotando la dinámica entre las antípodas intelectuales de Sheldon y Penny (Kaley Cuoco), y dejando de lado los lloriqueos de Leonard por la vecinita, aunque la tensión sexual entre ambos se mantiene latente a lo largo de los episodios. El frikismo de la serie, que en la primera temporada no tenía en donde apoyarse, ahora fluye más cómicamente gracias a la mayor participación de la propia Penny, que ya no sólo se limita a acompañar a los científicos mientras toman comida thai (lo del estómago de esta gente para consumir tales cantidades de comida exótica y pollo frito sin consecuencias es un misterio de la ciencia), sino que hasta cae inconscientemente en razonamientos frikis para su horror. En general, se nota que los guionistas han trabajado más el personaje, dotándolo de más registros graciosos y profundidad.

Accionistas de KFC y del chino 'Gran Muralla' de turno

Del mismo modo, Raj (Kunal Nayyar) y Wollowitz (Simon Heldberg), que parecían los comparsas de Sheldon y Leonard, se erigen en protagonistas de sus propias situaciones, especialmente el segundo con su obsesión por las mujeres y su sobreprotectora e inédita madre, cuyos gritos ya son marca de la casa junto con 'Piedra, papel, tijera, Spock', el 'Bazinga!' y el 'Toc, toc, toc, Penny' de Sheldon, o el sobrio mutismo de Raj siempre que tiene a alguien del cromosoma XX delante.

Pero es el doctor Cooper con sus manías, tics y camisetas de Flash y Linterna Verde el verdadero maestro de ceremonias del invento de Chuck Lorre y Bill Prady. Estereotipo extremo del geek/nerd/superdotado arrogante, con cero aptitudes sociales y asexual en aparencia, Sheldon en pantalla garantiza más carcajadas que las de su compañero Leonard, otro portento intelectual, pero lleno de todo el sentimiento y nervio de los que carece Cooper. Detrás de la interpretación y la voz aflautada de Parsons en la versión original, se esconde gran parte del éxito de un personaje que podría resultar cansino e insoportable, pero que él trasforma algo cuanto menos entrañable. ¿Estamos ante otro caso Barney Stinson y Ted Mosby? Objetivamente, sí.

Si bien Leonard demuestra el más alto índice de inteligencia emocional de todos los científicos de la serie (Leslie Winkle incluída, ya podría salir más y echarle una al Halo a su odiado Sheldon), y es de largo el personaje más cercano al espectador, al personaje le faltan unas gotas de mala leche en sangre para que la identificación sea efectiva. La comedia como género admite poca evolución a largo plazo en el modo de comportarse de los personajes, pero esto no impide que de vez en cuando les den arrebatos distintos que, de paso, se aprovechan para potenciar la comicidad del asunto. Pues bien, cero patatero con Hofstadter. Y resulta una pena porque al amigo se le podría sacar mucho partido y, ¡qué narices!, hasta la bruja de su madre me cae bien.

¿Qué tal avanza la tercera temporada?

13 comentarios:

WATANABE dijo...

Como tu acabo de terminar la segunda temporada, y por lo que he leído la cosa lleva el mismo camino que la otra sitcom de moda, "Como me tiré a un montón de tías antes de conocer a tu madre" ósea de culo y cuesta abajo. A mí esta de los geniecillos friquis me divierte bastante, sobretodo la segunda temporada.

Aquí os dejo mi propia teoría del Big Bang:http://hablemosenserie.blogspot.com/2009/12/mi-teoria-del-big-bang.html

Saludos.

MacGuffin dijo...

Sheldon es un gran personaje, pero yo no le veo nada más a TBBT aparte de eso. Eso sí, hago inciso para decir que, como acabo de terminar la primera temporada de "Las chicas Gilmore", me hizo mucha gracia ver que Bill Prady era uno de sus guionistas. Esa serie ha sido un auténtico vivero.

satrian dijo...

La tercera temporada está más floja, pero a mí me hace reir más que HIMYM, tengo debilidad por los chicos de TBBT.

Anónimo dijo...

Espero haber entendido mal... comparar las chicas gilmore con TBBT?? Es más siquiera mencionar las chicas gilmore para compararla con cualquier serie que sea más o menos pasable?? En fin... para gustos

PD: Buena crítica aunque no estoy de acuerdo en la mayoría de las cosas.

Amerindio xD

Hewl dijo...

A mi la serie me gusta, y me sigue haciendo reir, pero me da la impresión de que están algo estancados.
Necesitan una trama más interesante, o algún personaje nuevo, o algo. Evolución, vaya.
Pero bueno, en cualquier caso yo voy a seguir con ella mientras me entretenga, y por ahora, lo hace.

seriéfilo dijo...

yo es que no la veo más floja que la segunda temporada... está claro que fue un bombazo pero no veo el bajon de calidad del que todas hablan.. hay episodios mejores, episodios peores... como toda sitcom, tiene sus fallos pero sus chistes por metro cuadrado suelen estar muy conseguidos.

hausdorff dijo...

Ya sabes lo que pienso. Aún no la he visto (sólo los 2 primeros capítulos), pero me da a mi que THE IT CROWD me está dejando el listón demasiado alto :D ¿¿Superará Sheldon a Moss?? Ojalá sea así, pero me parece algo muy difícil...

Si es que donde estén los "British" con sus mini-temporadas condensadas... :D

Jaina dijo...

Watanabe: Acabo de leer tu post, coincidimos en muchas cosas :) A mí tb me entretiene que conste (no es una maravilla, pero se ve bien), sólo que creo que deberían mejorar el personaje de Leonard. Es un poco sosete de más.

MacGuffin: La pregunta es ¿hay alguien que no haya pasado alguna vez por el staff de las Gilmore? :)

Satrian, Seriéfilo y Hewl: Ya diré lo que me parece la tercera. Tengo intención de seguir con la serie porque a pesar de sus cosas me entretetiene y me hecho unas risas. La segunda temporada ha estado bien.

Anónimo amerindio: Entendiste mal, las Gilmore son las Gilmore xD Sólo que como dice MacGuffin, la serie es un vivero de guionistas. TBBT me hace gracia y tiene sus momentos brillantes, pero no es una serie redonda ni mucho menos.

Hausdorff: No te equivocas jeje! The IT Crowd es destroyer, destroyer, la segunda temporada son 6 caps de no parar de reír. Ya en lo de Sheldon y Moss en concreto cuesta más decidirse. Son personajes afines pero a la vez muy diferentes, no sé si me explico. Eso sí, me encantaría ver a Sheldon compartiendo escenario con Moss y Roy. Mortal!

OsKar108 dijo...

Yo he visto las 2 primeras temporadas, la 3ª la acumulo para verla más adelante (en verano o así, imagino) y si la 1ª es normalilla, la 2ª mejora bastante, a ver que tal continúa.

¡Saludos!

MFAL dijo...

Si antes no me interesaba en absoluto,leído esto menos.
Gracias!!

Anónimo dijo...

Sigo diciendo que es una gran serie... debe de ser por que para mí es de las pocas series que usa relativamente bien los principios cientificos de los que hace chiste... Por una vez parece que los guionistas se documentan un poco sobre lo que van a hablar antes de soltar una burrada... En ese tipo de humor me recuerda (aunque lejanamente a futurama)... Por fin algo de humor no basado unicamente en la estupidez de los personajes sino en su inteligencia...

Amerindio

LoFelip dijo...

Mi opinión es que cada día es más friki, y los chistes pues parece que no hacen gracia a la gente, pero a mi me encanta. Y cada semana tiene más espectadores, por algo será.

Jaina dijo...

MFAL: Si no tienes serie con que llenar ratitos libres no está mal, pero tampoco la veo imprescindible.

Anónimo amerindio: Pues yo creo que es más díficil hacer humor estúpido (hablo del bueno, tipo Friends o algunos caps de HIMYM) de la nada que hacerlo a partir de referencias ya existentes, en este caso científicas. Usan bien los principios? Si tú lo dices, me fío :P

LoFelip: Que conste que me gusta mucho el frikismo de la serie :) Si la serie va para arriba es que el boca a boca y los comentarios sobre la serie están siendo mejor que buenos. Además, siempre queda el factor "vamos a reírnos del nerd" que siempre funciona jeje! porque la mayoría de la audiencia no es friki ni mucho menos.