martes, 3 de marzo de 2009

La TDT de pago, ¿una oportunidad para la ficción española de calidad?

La mayoría de los operadores nacionales se han frotado las manos ante la posibilidad de que la TDT venga con una suscripción bajo el brazo. A falta de algo más de un año para que todos nos hayamos apagado analógicamente y probado el invento, la gran duda entre las cadenas es cuánta porción de publicidad tocará a cada una con la cantidad de canales que van a funcionar (porque existir ya existen) en la nueva plataforma. ¿Serán sostenibles cuarenta canales sólo con la ayuda de los anunciantes? Yo creo que no, y menos con la actual debacle publicitaria. A no ser que, por ejemplo, Telecinco dedique otro dial más a teletienda para captar ingresos, y así hacer frente a la millonada que ha tenido que invertir en la nueva tecnología digital.

Con el afán de ahorrar, y sin apartarnos del paradigma de la cadena de Vasile, también cabría la hipótesis de que ésta produzca programas low cost y no apueste por programas innovadores. Resultado: los espectadores tendríamos que tragarnos más basura de la que ya hay. No sé qué pensáis vosotros, pero una TDT sólo sustentada con anuncios puede ser el 'Judgement Day' de la ya denostada televisión patria, en general, y de la ficción española, en particular. Así que, en mi opinión, el John Connor de la historia sólo puede ser el pago.

¿Que la mayoría no estamos acostumbrados a pagar por ver la tele? Cierto. Pero por esa misma razón, muchos de nuestros guionistas no pueden explorar el verdadero potencial de sus creaciones, o, se tienen que ceñir al patrón de la cabra de Globomedia. Nos pueden gustar sus series o no, pero no se puede negar que la leche de cabra alimenta las audiencias de casi todas las cadenas que la prueban. Y, si de paso también nutre de entretenimiento al perro de la familia, mejor que mejor. Televisión en abierto, cero target, hay que llegar a todo ser viviente.

Con una TDT de pago, los contenidos más susceptibles de cerrar sus puertas al que no suelte dinero serán las retransmisiones deportivas, sobre todo, el fútbol. ¿Y que pasa con las series? Probablemente también, por lo que, si así lo ven las cadenas, se abriría un nuevo camino para apuestas bastante más arriesgadas de producción original y se aprovecharían mejor las adquisiones en el mercado extranjero.

Vistas las experiencias de otros países del entorno europeo como Gran Bretaña e Italia, el precio del canal sería la traducción en euros del de un básico de cable estadounidense, financiado con publicidad y una mínima cuota por abonado (entre uno y dos dólares, a diferencia de los 15 que puede llegar a clavar la HBO o Showtime cada uno por ser cable premium, sin anuncios), de modo que se vendería en paquetes junto con otros diales.

Así, por ejemplo, la Mediaset de Berlusconi ofrece en Italia desde el año pasado un ' mini bouquet' de canales denominado Premium Gallery basado en las producciones de ficción. El paquete incluye Joi (un ABC Family al calzone), Mya (un Cosmo o People & Arts a la carbonara) y Steel (una suerte FX dedicado a los machos italianos de 20 a 40 años). En su oferta de lanzamiento el abono mensual costaba ocho euros, lo que deja constancia de que en Europa no utilizamos la palabra premium con el mismo significado que tiene en USA. Además, por lo que he podido observar, la presencia de programación original todavía es escasa en las parrillas de estos canales, seguramente porque hasta 2012 no se completará el apagón analógico en el país de la pasta Buitoni y no compensa aún producir contenido para estas plataformas.

A pesar de que el tema se encuentra en pañales, casos como el de la TDT italiana suponen una alternativa, que, si sabe ser aprovechada por los tiburones de las teles nacionales, podría suponer un salto de calidad (tan grande como los que pega Hulk) para la ficción española. Quién sabe, a lo mejor los premios TP soportarían más dignamente la comparación con los Emmy.

Nota al pie: si estás leyendo esto, sabré que no te pareció un coñazo :)

11 comentarios:

Un telespectador más dijo...

LA verdad es que para lo proximo qe u está el apagón analógico hay abstante desconocimientos obre lo que nos depara el futuro de la televisión.

La verdad es que pagar por ver la tele no estaria muy bien visto por la ciudadanía, por lo que o la publicidad aumenta (cosa que dudo ) o la calidad se resentirá. Si al final acabará pagando una parte al Administración, sino tiempo al tiempo...

Saludos!

Un telespectador más dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
seriéfilo dijo...

Yo creo que es un buen modelo de explotación el pago de diversas producciones, sobre la ficción en algun canal pseudo-premium sería lo ideal, pero si canal + en sus comienzos, cuando era un canal premium en toda regla, no aposto por ficción propia en un espectro mucho más favorable ¿lo haran ahora alguna cadena de tdt? Tendremos que esperar un año para saberlo.

Eso está claro, como las 40 cadenas quieran sacar beneficios de la publicidad tal y como la conocemos ahora, no duran ni un telediario. Y programas de teletienda y sms seguiran habiendo despues del apagon analogico si o si aunque en menor medidada.

Perdón, menuda biblia. Un saludo

Nahum dijo...

"La TDT de pago, ¿una oportunidad para la ficción española de calidad?"

NO.

Será "cambiar para que todo siga igual", como El Gatopardo.

Jaina dijo...

Telespectador, te borré el comentario duplicado :-)

Está claro que el tema está muy verde y con la crisis pasará un tiempo hasta que las cadenas se vuelquen (o no) con la producción propia. Aún así por lanzar la pregunta que no quede, aunque luego venga la Admon. al rescate como dice Telespectador, porque no va a haber tanta tarta para todos si siguen así las cosas.

Seriéfilo, totalmente de acuerdo, el Plus perdió una oportunidad de oro para lanzarse a la produccion propia.

Nahum, ¿tan negro lo ves? Vale que los directivos son como son, pero por pensar que las cosas pueden cambiar... Habrá que verlo con el tiempo.

Spidermarga dijo...

Je, je, un coñazo no es el artículo, que te ha quedado muy bien :)

Sí creo que una buena solución pueder ser que se pague un precio básico. Pero supongo que eso es muy difícil de implantar entre la gente. ¿Por qué iban a pagar por algo que han tenido gratis toda su vida?
Y además surje el gran problema: ¿cambiará algo la televisión por ser de pago? De algunas cadenas me puedo esperar algo bueno (por ejemplo, que no tengamos que ver Mad Men de madrugada), pero de otras... no sé yo. Empezando, por supuesto, por T5. ¿Quiero pagar para ver La Noria, Está pasando o similares? Pues va a ser que no.

AELL dijo...

Hola , nos alegramos de comunicarte que tienes un premio en nuestro blog, visita el enlace que ponemos aqui para hacerte con el. Un saludo. http://blpz.blogspot.com/2009/03/premio-al-blog-amigable.html

Markus de Logsley dijo...

Hola Jaina, bien hallada!
La TDT es un experimento demasiado precipitado para España, no por una cuestión de tiempo, sino porque no se han generado las bases para un cambio. Algunas alteraciones precisan tiempo para adaptarse. Tiempo antes y tiempo después. Hay eventos que nos marcan en la vida porque se producen de golpe y nos dejan colapsados durante años. El empeño de este gobierno por meter la TDT sin haberlo fomentado es una cacicada, pues compromete el gasto mínimo en antena y receptor especial, sino televisión nueva y antena...ah, y sólo por verla.
El que paga exige y tiene derecho, pero la adquisición de productos de alta calidad como Mad Men o Los Tudor exige contraprestaciones económicas y una modesta TDT, a menos que piratee la señal, no sé cómo va a pagar tales derechos.
Perdonad mi insistencia, pero lo digo en todos los blog donde tan amablemente permitís colaborar: el futuro está en Internet, donde la tele es a la carta, y punto pelota. Tu llegas, descargas lo que quieras, de pago, claro, y lo ves. Si no quieres pagar...siempre te quedará la manipulación de Telemadrid o la de TVE, que encima nos cuesta un ojo de la cara y parte del otro a todos los españoles. ¿Acaso alguien cree que dejaríamos de pagar el enchufismo de TVE cuando entrásemos en la TDT? ¿ya no tendríamos que tapar el agujero anual que abre el ente público? Sí es así, bendita sea, pero no lo creo.
Más oferta no es más calidad, sólo es más oferta, aunque probabilísticamente las opciones de encontrar algo visible son mayores, pero no mejores.
;)Markus

Jaina dijo...

AELL, muchas gracias por el premio!! Mañana mismo cuelgo el post de rigor :-)

Spidermarga, si Vasilisco Vasile nos hace pagar por ver La Noria me mudo de este país. No creo que se atreva a considerar 'eso' como contenido de pago. Ardería Troya y María Antonia Iglesias con ella XD

Hola Markus, gracias por pasarte jeje! Hasta donde yo sé las cadenas están intentando retrasar en lo posible la llegada de la TDT de pago (esa es otra, pq en el Gobierno hay unos a favor y otros en contra...) hasta el momento en que caduquen todos los derechos que tiene en su poder Mediapro (deportes, la mayoría), para poder competir en igualdad de condiciones en los contenidos exclusivos. Si hubiese pago ahora mismo Jaume Roures se haría de oro.

Por otra parte, coincido contigo en que el proceso de implantación de la TDT es una chapuza, pero habrá que corregir los errores sobre la marcha. El Gobierno se ha equivocado porque sólo ha hecho campaña para que todos tengamos nuestro decodificador pero no ha dado facilidades para que las cadenas confíen en la nueva tecnología y si falla eso, falla lo que llega al espectador a través de esos decodificadores.

En cuanto a TVE, sería un disparate que encima que se nutre de los PGE, tenga además un canal de pago. Si compra derechos es para difundirlos en abierto a toda España.

Si el país está malpreparado para la TDT, opino que para Internet y medios no convencionales tenemos el mismo lío y eso que tb pienso que Internet es el futuro. No hay más que ver el porcentaje de población conectada en comparación con otros países europeos. Y ya si nos ponemos con tarifas...Tela.

Markus de Logsley dijo...

Hola Jaina, gracias de nuevo. Ni la abuela María, ni el tío Alfredo, ni los que vivieron la guerra pueden adaptarse ya al cambio a internet. Pero al político cafre de turno se la trae floja, pues le dejará sin la cajita tonta que tanto les distraía a menos que la nieta Joanita o el sobrino Antoñito les arreglen los cables esos a los que no llegan. Los primeros representan un target cada vez menos codiciado, pues no consume más que lo ajustado a la pensión. Son los segundos y los padres de estos los que entran en el saco de la codicia de anunciantes, programadores y políticos. Este último gran paquete pasará a la TDT, si no está en el cable. Pero una cosita que tu y yo ya sabemos es que las generaciones más jóvenes concentran ya en un sólo electrodoméstico todo su ocio: videojuegos, tele, internet, y un día le dirán al gobierno de turno más que "TDT"..."¡no, no, no, JDT!"

Mks;D)))

osKar108 dijo...

NO, no me ha resultado aburrido.

¡Saludos!