domingo, 2 de agosto de 2009

Battlestar Galactica 3, desafío al infinito

ATENCIÓN, AGUJERO NEGRO: Si has visto la tercera temporada de Battlestar Galactica, sabrás maniobrar tu nave, de lo contrario, tus nervios spoilerosos te llevarán directo a una zona de la que no regresarás.

A estas alturas de mi maratoniano visionado de Battlestar Galactica, todo intento de verbalizar en qué consiste el espectáculo al que estoy asistiendo se queda en eso, un (largo) borrador. La tercera temporada, pese a la irregularidad que acusa en su segundo tramo, ha ofrecido tales niveles de arte en pantalla que hace dudar de si realmente Ronald D. Moore y su equipo supieron alguna vez qué es ponerse un listón. Tras la season finale de infarto con la que abandonamos la segunda, todo indicaba que lo que iba a venir a continuación tenía que hacerle justicia o, como ya es habitual con la Flota Colonial, pulverizar nuestros registros personales de qué había sido lo mejor de la serie hasta el momento. Cuatro episodios ('Occupation', 'Precipice' y las dos partes de 'Exodus') lograron batir la marca y dieron por hecho de que todo sería azuloscurocasinegro en los 16 capítulos que restaban por ver.

Cuatro meses después de la invasión cylon en Nueva Caprica nos encontramos con una humanidad prisionera de su propios errores y desesperada por enmendarlos hasta el punto de recurrir al terrorismo insurgente, o, en contraste, obligada a realizar actos contra sí misma con tal de sobrevivir. Así, la resistencia y los colaboracionistas no son más que dos derivados opuestos de esa sociedad gobernada por Baltar, un títere en manos de los cylons en unas circunstancias que hacen las delicias de cualquier amante de la historia contemporánea. En aquel gran campo de refugiados se pueden ver reminiscencias de lo que está ocurriendo en Irak y, muy veladamente, ecos de la infame República de Vichy en la II Guerra Mundial.

Mientras tanto, las estrellas de combate Galactica y Pegasus se mantienen al margen de lo que está pasando en el planeta, y trabajan en el modo de traer de vuelta a la Flota. También en el espacio parecen haber cambiado las cosas, algunas para bien y otras para peor. En este caso, tenemos a Lee, casado con Dualla, y que como comandante de la Pegasus se nos muestra presa del acomodamiento y quizá también de la resignación. Todo ello le está pasando factura incluso físicamente, mientras que su padre, el Almirante Adama, ha encontrado en la cylon Sharon Agathon (que se ha casado con Helo) una interlocutora de confianza, y más adelante la convertirá en oficial. Su primera misión consistirá en echar una mano a los insurgentes del planeta. Su éxito le valdrá el apodo de 'Athena'.

Sin embargo, ello no podría haber sido posible sin el Chief Tyrol no hubiera cejado en su empeño de establecer contacto con las naves. Él, junto con un tuerto Tigh y un Anders que lleva meses sin ver a su mujer, Starbuck, lideran el movimiento de la resistencia, cuyo uso de la violencia suicida se topa con la voz crítica de Roslin. Laura ha vuelto a las aulas a la vez que ayuda a cuidar a la pequeña híbrido Hera, que vive con su madre adoptiva bajo la identidad de Maya.

Poco durará la niña en manos humanas, ya que su madre adoptiva no logrará acceder a las naves que abandonan Nueva Caprica durante el brutal rescate orquestado por las battlestar y los hombres de Tigh, que, ha tenido que terminar con la vida de lo que más quería en aras de que el plan funcionase. El espíritu de sacrificio inunda los primeros capítulos de la temporada, desde esa inmolación de uno de los ex oficiales de la Galactica en Nueva Caprica, el gesto de Lee, que condena a la Pegasus para contener el ataque de las naves nodrizas cylon, hasta la "muerte" de Athena para recuperar a su hija.

Como ya ocurriera en la anterior temporada, parece que Starbuck tiene que pasarlo mal para que disfrutemos con ella. Paralelamente a la trama de la liberación de Nueva Caprica, asistimos al largo secuestro de Kara a manos de su némesis, el cylon Leoben, que vive obsesionado con ella y, en concreto, con su destino. No importa que lo mate cincuenta veces que él siempre vuelve a casa, y encima, cuando la vemos mostrar algo de instinto maternal, ella descubre que todo ha sido fruto de la manipulación del Dos. De esta forma, en libertad, no nos extraña para nada que la capitán Thrace vuelva a su versión más dura (que luego es triturada a golpes en ese genial 'Unfinished Business' donde el amor no es sólo cosa de jóvenes, ¿verdad, líderes coloniales?), pase de su marido y le dé al trago con Tigh.

El Coronel, víctima de la culpa por haber matado a Ellen, y Starbuck, traumatizada, en la antesala de cometer adulterio con Lee y a punto emprender un vuelo que lo cambiará todo... Sobra decir que el Almirante les reprende por su amargura, pero en ambos se refleja el dolor de aquellos que padecieron el régimen de Baltar y, que asisten resentidos a la aministía general concedida por la otra vez presidenta Roslin. De ahí la existencia de esos tribunales secretos y juicios sumarísimos en los que se depuran responsabilidades. Ya se sabe, en las posguerra es fácil sucumbir ante las ansias de venganza.

"¿Puede ser un humano capaz de mantener su promesa cuando su raza está a punto de ser exterminada?" (Athena a Helo)

Con la Flota Colonial de vuelta al espacio, volvemos a hablar de los habituales juegos políticos y de disputas morales a los que nos tiene acostumbrados la serie. El uso de las armas biológicas entra en el universo de BSG gracias al extraño virus que asuela una base cylon, y que los humanos no dudan en utilizar para acabar de una vez por todas con ellos. Todos están de acuerdo menos Helo, que vuelve a eregirse como la conciencia de la estrella de combate y siembra la duda en el espectador sobre quién está actuando correctamente. "Es un crimen contra la humanidad", replica a los altos mandos. Otra de las obsesiones de la sociedad postmoderma, la de la teoría de la conspiración, se nos revela en el capítulo 'Hero', en el que los fans de Alias nos encontramos con el viejo Carl Lumbly, como víctima de una desafortunada decisión de Adama, a cuya battlestar de entonces, la Valkyria, el Almirantazgo de las Doce Colonias había enviado a espiar la línea del armisticio con los cylons porque sospechaba que las 'tostadoras' preparaban un ataque.

Antes mencioné que la temporada bajaba de revoluciones en su segunda mitad. Esto es así a nivel de trama principal, ya que esa pintura de la vida cotidiana en la Flota, aunque aborda cuestiones interesantes como el racismo en las Doce Colonias y el movimiento sindical, interrumpe el misterio que se nos empieza a desgranar alrededor del capítulo 11, cuando el Chief descubre el Templo de los Cinco en el planeta de las algas, y que se desvela como una pista más para encontrar la Tierra. Esto y la confesión sobre los Cinco Últimos Cylons que Caprica Six hace a Baltar en la nave nodriza conforman la piedra angular de la temporada, y el apoyo sobre el que descansa otra de esas season finale a lo huevo Kinder que son marca de la casa. Esta vez, además, viene con más de una sorpresa.

Antes de analizar propiamente el final tengo que destacar una cosa. Casi siempre, Baltar y Six se bastan ellos solos para explayarse con los diálogos místicos, pero les ha salido una digna competidora en D'Anna, que, al final, será quien vea a las caras de esos Cinco cylons en el templo aunque su osadía cueste la retirada del escaparate a todo el modelo Tres. El personaje de Lucy Lawless, una robaplanos, se va con información valiosa, pero el espectador no tarda mucho en acceder a cuatro quintos de esos datos gracias al genio de Bear McCreary.

"Somos cylons"

La potente versión que el compositor hace de All along the watchover, sonando como un puzzle en la cabeza de cuatro personajes al mismo tiempo, les desvela su verdadera naturaleza de cylons. Personajes y espectadores compartimos el mismo sentimiento de perplejidad ya que asistimos juntos a ese momento revelador, en el que la música se convierte en un elemento activo de la trama. Pero, la importancia del tema no acaba aquí, porque de forma simultánea al terrible autodescubrimiento de Tigh, Tory, Anders y el Chief, el tema adorna el regreso de entre los muertos de la aguerrida Starbuck que viene con el mapa hacia la Tierra bajo el ala. ¿Era ése el destino del que hablaban su madre y Leoben?, ¿cómo pudo sobrevivir a la explosión de su Viper?, y, más allá de eso, ¿cómo una sola serie puede acumular tal cantidad de personajes femeninos fuertes y decididos? Porque está visto que Kara no es la única.

Pero la season finale no sólo da una vuelta de tuerca más al tema de la identidad personal, sino que también refleja la búsqueda de un proyecto vital en el que reafirmar esa identidad como en el caso de Lee, que hasta el momento había vivido bajo la sombra del padre. Su participación en el juicio a Baltar, reciclado en gurú antisistema, le sirve al joven Adama como prueba de que los despachos pueden ser un buen lugar donde luchar por lo que cree: la democracia.

Y para darle la puntilla a este repaso por la inabarcable tercera temporada, vamos a subrayar el rebrote del cáncer en la presidenta Roslin y la vuelta de las visiones en la archiconocida Casa de la Ópera, ahora con Hera correteando por los pasillos. No son más que señales de que el final está cerca y tan sólo queda un cylon por descubrir.

PD: Es ponerme a escribir de BSG y no parar. Sois unos campeones por soportar estos chorizos :)

12 comentarios:

MacGuffin dijo...

Y lo que queda es realmente grande, aunque muchos fans se descolgaran.

Un telespectador más dijo...

Peazo resumen te has amrcado, me quito el sombrero porque era dificil abarcar toda la temporada y lo has hecho de forma maravillosa.

Esta temporada me ha gustado, pero si es cierto que empezó muy bien y terminó un poco floja. Respeto a al revelación, la verdad es que fue un poco rpevisible, aunque la de juego que dará! Ya solo nos queda uno, y de este si que no tengo ni idea.

Yo BG la sigo con mi compañero de piso, asi qeu hasta que empiece el nuevo curso no podré ver la 4ª :(

Y si, BG es una serie de mujeres, eso está claro, ya que ellas son los mejores personajes y asi lo demuestran temporada tras temporada.

Saludos!

satrian dijo...

Síiiii campeóooooon, es cierto que los personajes femeninos están muy bien escritos y definidos, fue una temporada angustiosa, que me lo hizo pasar muy mal y muy bien a la vez, en estos momentos pensaba que el final de la serie sería negro, triste y desesperanzador, por como estaban evolucionando todos los personajes, pero esa canción, ese All Along the Watchtower hizo que todo cambiara, que pareciera que un amanecer surgiera.

OsKar108 dijo...

¿Soportar? si ha sido todo un gusto leer tu disección de la temporada.
Tienes razón en que (creo) que ninguna otra serie tiene tantos personajes femeninos tan importantes, bueno tantos personajes tan complejos, dejemoslo ahí porque los hombres no es que estén desdibujados precisamente xD.
Hay mucha gente que se queja de un cierto bajón en la 2ª parte de la temporada, pero a mi es una parte que me encanta, porque vemos parte de la supervivencia de la flota que me resulta tremendamente interesante.
Me alegro de que estés disfrutando de esta gran (enorme, genial....) serie y aún tienes mucho (y bueno) por ver.

¡Saludos!

Laeryn dijo...

Descubrí y empecé a lurkear tu blog hace muy poquito, y ahora me encuentro con esto. La verdad es que es un gusto leer un resumen como éste, y más viniendo de alguien que está descubriendo la serie ahora. Me quedo con tu comentario sobre los personajes femeninos fuertes, porque es algo que me llamó la atención (y me encantó, claro) desde el principio.

Nada, esperaré tus pensamientos sobre la cuarta temporada (que supongo que ya sabrás que tiene a los seguidores muy divididos).

Un saludo :]

Adri dijo...

Grande Grande

Ahora hablaré yo también de las temporadas 2 y 3, pero vamos... esos ultimos 10 minutos.. con la musiquita, la reunión de los cuatro ahí.. flipando en colores (aunque menos de lo que yo fliparía) y luego la musica sonando mientras todos se preparan para la batalla y... la aparición de starbuck...

G-L-O-R-I-O-S-O-

Jaina dijo...

MacGuffin: Yo aún estoy traumatizada por Revelations, así que ya me espero cualquier cosa jeje! Confío plenamente en lo que me queda por ver.

Telespectador: Ay cómo puedes aguantar el mono! Yo no podría. En BSG las mujeres la liamos (vamos, como en la vida real jeje!)

Satrian: La evolución de los personajes es magnífica temporada a temporada, además lo hacen de manera muy natural.

Oskar108: Lo de los bajones es relativo. Lógicamente, trastornan un poco el discurrir de la historia, pero si te fascina el mundo de BSG no te molestan mucho. Yo personalmente disfruté con el de la planta de tylium (aunque el de Black Market de la segunda temporada... ejem, ejem) :)

Laeryn: Bienvenida al blog! A punto estoy de empezar la recta final de la 4. Ya te diré, pero sólo te digo que me da una pena infinita acabar la serie.

Adri: La forma en que logran conjugar todos esos elementos en el final, es bestial. Hombre, cuando ves que la musica suena en todos ellos por igual, empiezas a imaginarte algo, pero la forma en que lo resuelven hace que se te acelere el pulso igual.

anade dijo...

Enhorabuena por la entrada, no has dejado nada, ¿eh? :P

Y ahora te queda lo mejor. La 4ª temporada, sobre todo en su segunda parte, es absolutamente genial, ya lo verás. ¡¡A disfrutar!! ;)

So say we all!

ALX dijo...

El arco de New Caprica es mi parte favorita de toda la serie. Creo que ahí tocaron techo de lo maravillosos que fueron esos episodios. Aún así, viendo que ya vas por Revelations, todavía te quedan emociones fuertes. Ya verás como cuando llegues al 4x13 no vas a poder ver solo un capítulo al día ;)

Roslin y Adama son adorables.

Y respecto a las mujeres fuertes, completamente de acuerdo. Creo que esa es otra de las razones por las que adoro BG. Creo que desde que vi Buffy siempre me han encantado los personajes femeninos que no han necesitado de una contrapartida masculina para tirar adelante. Y en BG hay unos cuantos. Desde las Six, pasando por las Boomer y sin olvidarnos de Starbuck o Roslin. Al final son ellos los que bailan al son de lo que ellas dicen.

Bueno, ya te vas acercando al final, ya nos irás contando.

seriéfilo dijo...

sinceramente es que me veo reflejado en tus entradas, estás disfrutando galactica a un nivel similar al que yo lo hice, sin duda para mi es la mejor serie que se ha hecho en tv y eso ya claro, nubla mi juicio.

Nahum dijo...

Una vez concluida toda la serie, me reafirmo en que la tercera me parece la más irregular de las cuatro temporadas. Y, sin embargo, creo que tiene ahí metidos los mejores capítulos: toda la trama inicial de New Caprica y, sobre todo, el capítulo final. Toda la letra original de Dylan les va muy bien al "shock identitario" de los cuatro que citas. "Demasiada confusión, demasiada confusión".

Moltisanti dijo...

El arco de New Cáprica es de lo mejorcito que se ha visto en televisión, con diferencia.

D'Anna es la caña y ahora que estás ya en la recta final de la serie, lo comprenderás aún más. El balón que le dieron los guionistas relacionados con los últimos 5, fue bendición divina para el personaje.

Del final de temporada que decir, pues que hace que te olvides de esos pocos capítulos de relleno y algo pesados que la predecieron. Aún sigo escuchando día a día el ya legendario "All along the wacthtower".

No me enrollo más que estoy deseando ver como disfrutas de la recta final de la serie, que seguro que te va a dejar con la boca abierta ^^