domingo, 23 de agosto de 2009

Pilotando Glee: Falta ensayar más

El pasado 19 de mayo el piloto de Glee tuvo su bautismo de fuego emitiéndose en FOX en plena temporada de renovaciones y cancelaciones. Sobra decir que la última fechoría del irreverente y plástico Ryan Murphy pasó la prueba en la cadena de Murdoch y a partir del 9 de septiembre la música y el baile llegará a los discos duros de manera regular. Por eso me lo tomé con calma a la hora de ver el piloto.

Se podía haber alcanzado una nota más alta, pero el tono alcanzado por el coro fue mínimamente bueno si consideramos lo 'rara avis' que son las series musicales y que, al fin y al cabo, estamos hablando del piloto. Vamos, que hay una garganta a la que pulir. No estamos ante una voz diferente como la de Amy Winehouse o la de un 'crooner' moderno como Bublé, si no que el estilo de voz se acerca más a la de los chicos Disney versión High School Musical, o sea, tirando a convencional. Porque no se puede negar que Glee le debe mucho a las pelis protagonizadas por el amigo Zac Efron y su novia la de las fotos picantes.

Ambientada en un instituto con sus 'cools' y sus 'loosers', es decir, sus quaterbacks, cheerleaders y nerds de todos los tipos, Murphy retorna a los tiempos de su maliciosa Popular y los mezcla con ese amor tan sincero que los americanos profesan a las competiciones y, sobre todo, al espectáculo. De momento, el mix cómico muestra más maneras de Sandy pija que de Sandy malota en Grease, pero espero que exploten más esas pildoritas de mala baba que han ido regando en el piloto, y no desaprovechen a los dos personajes más idóneos para la tarea: Mercedes, que es como una mini Mamma Morton de Chicago o Kurt, locaza enfundada en Marc Jacobs. Hasta se podría rascar algo de la marisabilla de Rachel, cantante principal con un ego y afán competitivo desorbitados como refleja su MySpace.

Claro que no puede faltar Finn, el quaterback tonto pero con sensibilidad artística que no ha consumado con su novia, la animadora legionaria de Cristo, y al que Rachel le pone ojitos para que vaya a cantar en contra de su reputación y sus amigotes del 'football'. Tampoco podemos dejar atrás a Artie, que va en una silla de ruedas, y a Tina, conocida por no descatar en algo concreto. Como véis, todo muy tópico, pero que, tratándose de Murphy, le pide a gritos que engrase su mente perversa para darle el toque que lo convierta en un hit masivo.

Aparte de los personajes juveniles, también hay que destacar la historia de Will (Matthew Morrison), el profe idealista que busca sacar lo mejor de sus díscolos y asilvestrados alumnos, en una premisa argumental que ha completado la vuelta a la Tierra unas cuantas veces. Y como siempre debe haber algún obstáculo, se atisba un cierto antagonismo con la chunga entrenadora de las cheerleaders intrepretada por Jane Lynch (no hay serie en la que no haya salido) y aficionada a los batidos de proteínas. El resto del claustro de docentes es de lo más variopinto empezando por Emma, una obsesionada por la higiene que ya conocemos como el amor frustrado de Hiro en Heroes; Ken, el entrenador del equipo de fútbol americano, que le va detrás,; y el director Higgings preocupado en traer dinero para el Instituto McKinley (¿por qué se llaman todos así?).

Todo estos elementos deben demostrar todavía si ha valido la pena que el jurado le diese el OK para pasar a la siguiente fase del concurso, que se celebrará nada menos que en la temporada de otoño. Con lo ofrecido en el piloto, Glee podría haber quedado perfectamente como una apuesta veraniega como las que en estos momentos refrescan el cable básico de ABC Family y Lifetime, pero la FOX ha decidido emparrillarla los miércoles a las 9 pm frente a los Law and Order SVU (NBC) y Criminal Minds (CBS). Parece que la Gran Canceladora tiene algo de confianza en la serie y le ha endosado dos 'lead-in' como So you think you can dance hasta final de año y American Idol a partir de primavera. Todos sabemos lo que mueve el talent show cantoril y, quitando la competencia de los procedimentales, en la otra trinchera están The Beautiful Life (The CW) y Cougar Town (ABC), por lo que a priori y sobre el papel no hay presagios de desastre.

10 comentarios:

ALX dijo...

A ver si funciona, que no las tengo yo todas conmigo. Su audiencia después de la final de American Idol tampoco fue una maravilla.

A mi me gustó el piloto, pero espero que tiren más por el lado de la mala leche y menos por el de High School Musical.

Quizás son los secundarios los que más prometen. Habrá que estar al tanto.

OsKar108 dijo...

A mi el piloto me gusto, pero un poco como a la mayoría (al menos de los que yo os he leído), espero que yenga puntos de mala leche como alguno que se pudo intuir en el piloto, pero hay que aprovecharlos.
Varios personajes de los que se presentaron parecen interesantes, a ver si se desarrollan bien, yo la menos la iré viendo.

¡Saludos!

Un telespectador más dijo...

LA sensacion es generlizada: el piloto no ha estado mal, pero le pedimos algo mas de mala leche que la separe de High School...porque potencial tiene.

La audiencia no es que fuera gran cosa (algo menos de 10 millones tras AI) asi que no las tengo todas conmigo, sobrtodo porque se las verá con Mentes Criminales que ronda o supera los 15 millones.

Saludos!

Un telespectador más dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
dsm dijo...

pues me encantó la serie, con eso de que los musicales y peliculas juveniles no me van demasiado pues no me siento tan hastiado de todo lo que muestra la serie, se ve que tiene un gran potencial y a diferencia de varias series que desde el primer capitulo alguno me cae mal, en esta serie todos me han caido bien, la espero con ansias

satrian dijo...

A mi me gustó mucho el piloto, y apuesto porque va a funcionar, aunque últimamente mis poderes de vidente están un poco oxidados.
Además teniendo a Jane Lynch, que seguro nos va a dejar los momentazos de la serie, es un punto a su favor.

seriéfilo dijo...

lo malo es que so you think you can dance funciona muy bien en verano pero en invierno... No se no se... y hasta enero que llegue American idol es mucho tiempo y la paciencia de fox limitadita. Veremos que pasa, pero como no supere los 6-7 millones poco tiene que hacer y claro, luego como no retenga almenos el 60% de la audiencia de american idol está doblemente fastidiada

torpe dama dijo...

Bueno, a mí el piloto no me disgustó. Los números musicales normalmente me aburren o me dan vergüenza ajena, y en este episodio no fue tan terrible la cosa. Pero de verdad espero que realmente exploten el lado maligno, si al final del capítulo todos terminan cantando tan felices, pues no me va a hacer tanta gracia la serie.

Laeryn dijo...

Yo tengo que reconocer que tengo una opinión dividida. Por un lado, me encantó. Tengo un no sé qué con los musicales que me divierten muchísimo y me hacen pasar ratos estupendos, por más típicos que sean. Soy poco exigente. Por otro lado, eché de menos una dosis mayor de esa mala baba, como tú has dicho, de la que hacía gala en Popular y que, tengo que reconocerlo, tanto me gustaba. A ver si tenemos suerte y va por ahí la cosa.

Y bueno, respecto a su supervivencia... a mí me dejaron alucinada con la renovación de Dollhouse, así que ahora mismo ya ni siquiera sé qué pensar de FOX. Era más fácil cuando podía odiarla por lo que hicieron con Firefly, creo xD

Un saludo :)

anade dijo...

Yo es que soy muy fácil y fue ver el piloto y volverme fan. ¡Qué ganas de que se estrene oficialmente! Puede que al final resulte todo un fiasco, pero yo la seguiré encantado.

De todas formas, coincido contigo en que hubiese sido una buena idea dejarla como serie veraniega, que seguro que tampoco le hubiese ido nada mal.