sábado, 17 de septiembre de 2011

Cromas mágicos


El otro día comentábamos por Twitter la prisa que se daba The CW en estrenar toda su pólvora en las dos primeras semanas de septiembre en lugar de hacerlo como el resto de networks a finales de mes. Claramente esto obedece a un motivo tan sospechoso como que sus series tienen la calidad de unas gafas de sol del top manta y, por tanto, hay que aprovechar  que no pasa todavía ningún poli de paisano por ahí (léase el resto de networks y canales de cable) para hacer negocio antes de tener que salir por patas. Más o menos ésta es la sensación que se confirma tras ver esta semana los dos pilotos de las grandes novedades de la cadena verde para esta temporada recién inaugurada: Ringer y The Secret Circle.

Ringer, el esperadísimo regreso de Sarah Michelle Gellar (o SMG para los amigos, que tu nombre se pueda resumir en siglas es un indicador de tu divismo) a la televisión tras Buffy ha provocado una sucesión de chascarrillos esta semana por razones extranarrativas. O bueno, quizá no tanto si paramos a pensarlo con detalle. El caso es que, al igual que ocurriera con el humo omnipresente del piloto de The Vampire Diaries, el departamento de efectos especiales ha vuelto a ser la víctima gracias a un cromatín parapetado en una escena marítima que debió de haber sido rodada en el jacuzzi de la Gellar, a tenor de la falsedad de las nubes, la ausencia de gaviotas y la combinación de viento desaforado y un aura brillante que rodeaba la silueta de la actriz. Y no, no se trataba de rodar la aparición de una santa. Cuando creíamos que nada podía superar a los cromas en primetime de la nave nodriza de Anna en V remake (ABC, 2009-2011), aquí tenemos la prueba cutre y patillera de que "impossible is nothing".

Más allá de la pantalla verde, de imposible también encontramos bastante en un piloto donde se desafían las reglas del giro de guión por metro cuadrado. Bajo la architrillada premisa de un intercambio de gemelas idénticas (una, Bridget,  ex prostituta dogadicta que busca redimirse, y la otra, Siobhan, ricachona con casa en los Hamptons pero mala persona), en el piloto se dan cita todos los clichés a los que podemos asistir extendidos en un culebrón de 200 capítulos. Desde amantes, hijastras rebeldes, embarazos fake, desapariciones hasta situaciones de peligro de muerte... Todo eso se cuela en apenas 40 minutos decorados con espejos que, más que ayudar a una Gellar oxidada a diferenciar las expresiones de una y otra hermana,  contribuyen a desorientar el pobre cerebro tras semejante acumulación de hechos.

Quizá la búsqueda de sentido a este desaguisado y, honestamente, la alta y divertida sensación de entretemiento' trash' de sábado 'antenatresero'  sea lo que me haga repetir con el segundo episodio.  Eso y la duda de si no había nada en la BBC para que Ioan Gruffud (Andrew, el marido magnate de Siobhan) haya tenido que aceptar este trabajo alimenticio. Aspirante a placer culpable (otra más), yo te saludo.


Y me temo que también habrá que hacerle sitio a las brujos adolescentes de The Secret Circle, que, tan sólo por su temática y la ligereza de su primera parada ya han conseguido hacer que me pique la curiosidad, al margen de que el aquelarre lo montan los mismos hechiceros de The Vampire Diaries. Sin embargo, al contrario del repelús que me provocó el piloto de ésta (tanto como para no sucumbir ni siquiera tras los comentarios de que la serie mejora), la llegada de Cassie Blake, después de la muerte de su madre, a la casa de su abuela en el pueblo costero de Chance Harbor para descubrir que pertenece a una estirpe de brujas de 300 años, me ha entretenido lo bastante como para volver. Tampoco es que haya que hacer la cuadratura del círculo para superar a aquel desproposito, pero en este primer capítulo se ponen las piezas para llevar un producto sobrenatural digno dentro de las previsibles tramas y arquetipos que se nos presentan en el frente 'high school' liderados desde el minuto uno por unos potenciales cuernos y la aparición de la siempre necesaria bitch,  interpretada por Phoebe Tonkin, una de las (por si no estábamos cargados ya de basura y aires de Antena 3) sirenas de H20.

Tonkin interpreta a Faye, que, además de perra del infierno, también es bruja, como casi todos en el pueblo  (si por algo en los libros el sitio se llama New Salem...), y no hace falta decir que el personaje le da cien vueltas de Cassie , a la que aparte de ser buena sin más , tampoco no ayuda que la encarne Brittany Robertson, por eso de que vivimos con el temor de que le salga el ramalazo de la insoportable protagonista de Life Unexpected. Ella dos forman parte de un círculo de seis jóvenes brujos (dos chicos y cuatro chicas, esto no es como la paridad de Friends) que con la llegada de Cassie se ve completo y habilitado para que sus miembros aumenten y controlen sus poderes a espaldas de lo que queda de sus progenitores, que perdieron a sus respectivos en una de esas sesiones y reniegan de la magia desde entonces... Salvo dos de ellos en concreto que tienen unos planes muy oscuros que involucran a ¡sorpresa! Cassie.  Por supuesto, que, entremedias,  a la novata aún tendremos que aguantarla unos capítulos más con su crisis de "yo no soy bruja" y "no voy a sucumbir a Adam el novio de Diana, la líder, que no se merece que le haga esto porque me trata genial, no como Faye".

Hablando de maromos, el tal Adam no es otro que Thomas Dekker, el amigo de la porrista de Heroes y John Connor en las crónicas de su madre. Decepcionante tratándose de The CW que un cañón en extrañas horas bajas como Gale Harold (Brian Kinney en Queer as Folk), en calidad de villano de la función, arranque más suspiros que el supuesto 'hottie' de la serie por mucha mirada intensa 'cullenesca' que lance. Será el síndrome de abstinencia de Harry Potter pero, por el momento, estoy dispuesta a jugar a adivinar qué artista suena en qué momento con esta serie que ha comenzado con buen pie en los ratings tienendo a los vampiros de Mystic Falls como 'lead-in'.

8 comentarios:

satrian dijo...

Pobrecita serie de Sarah cuantos palos le caen, yo seguiré un poco más por ella, aunque sea a fuerza de nostalgia, con The Secret Circle no, que tengo que ponerme al día con The Vampire Diaries, depende de lo que comente la gente ya veré si la retomo.

elclubsilencio dijo...

Me quedo con Ringer y desecho The Secret Circle. Creo que por mi debilidad a SMG seguiré viendo Ringer (creo que esperaba algo tan horrible que no me ha sorprendido mpara mal), aunque la veo con muchas pretensiones argumentales (noto que en algunos momentos a la CW le molaría ser Hitchcochk) e incluso formales (dejad de quemar la metáfora del espejo) y creo que a la larga será una decepción.

AnaGracia dijo...

Ay, ese croma... me encantó ese momento, pensé que lo hacían aposta de lo malo que era. Y la escena final es pésima, como muy de culebrón jajaj

A ver si aguanto con The Secret Circle, por lo menos no me disgustó :)

Manganxet dijo...

Yo de momento me quedo con los dos estrenos. Eso sí, mucho van a tener que ponerse las pilas si quieren que las siga más de 4 episodios, que las dos son bastante prescindibles (por mucho que me duela por SMG).

Jaina dijo...

Satrian: Si quería hacer un comeback por todo lo alto no eligió el mejor proyecto, desde luego, aunque también ya llevaba bastante tiempo retirada. TSC está simpática, ya veremos cómo sigue.

Elclubsilencio: Precisamente esas ínfulas que tiene y lo ridícula que resulta al aplicarlas es lo que más me gusta de la serie jeje!

AnaGracia: La pregunta es, ¿seguirás con Ringer? xD

Manganxet: TSC empezó muy bien para lo que esperaba, de las dos, es la que tiene más nivel de confianza por mi parte jeje

OsKar108 dijo...

Yo creo que le voy a dar una oportunidad al 2º capítulo, no se exactamente por qué (ni siquiera le tengo especial cariño por Buffy, que no la he visto, eso sí, está entre mis series pendientes), pero no quiero desecharla sin darle al menos una oportunidad más, ya que la he empezado.

¡Saludos!

ALX dijo...

Anda que ponerte con The Secret Circle sin ver The Vampire Diaries. Si casi es un spin off.

Yo ambas las veré. Ringer por SMG y TSC por Kevin Williamson. A ver si cumplen.

Jaina dijo...

Oskaar108: Dásela, como placer culpable esta serie puede ser una mina jeje

ALX: Lo sé, lo sé, pero es que el tema vampiro ya me echa para atrás con tanta moda que hay últimamente (y más viendo True Blood). En cambio, las brujas me parece mucho menos explotado. A ver si tardan mucho en carcelarnos Ringer jeje