jueves, 11 de junio de 2009

Es hora de pegar el estirón, Skins

DENOMINACIÓN DE ORIGEN: Esta mezcla no tiene ni una gota de spoilers de la segunda temporada de 'Skins'.

El término 'adolescente' contiene en sí mismo un componente de dolor: el que adolece de algo, o el que sufre por algo. Es verdad que las personas no dejamos de madurar a lo largo de la vida, pero hay un momento en el que crecer se hace tan duro como escalar un 'ochomil'. Cuando ves que se acaba el instituto y debes alcanzar la cima sin la bombona de oxígeno de los padres cueste lo que cueste, porque de ello depende que sigas aprendiendo a vivir. Cuando pienso en las sensaciones que me dejó la segunda temporada de Skins, enseguida me viene a la cabeza un alpinista contento por haber completado una cumbre, pero a la vez triste porque se ha dejado un par de dedos y, sobre todo, amigos en el camino. Esos chicos que conocimos hace un tiempo, me temo que no son los mismos.

Los miembros de la pandilla de Bristol deciden (o no) en esta segunda entrega qué rumbo tomar tras habernos mostrado, otra vez, sus circunstancias particulares en los episodios especiales de cada uno. En este sentido, debo destacar que la serie aumenta su carácter de historia de personajes: quitando unas cuantas secuencias, apenas hay interacción entre el grupo al completo como ocurría en la primera temporada. Este hecho no se tiene que interpretar como un punto necesariamente negativo, ya que viene casi impuesto por el final de la anterior tanda de capítulos.

Además, utilizaré esta falta de unión física de la banda para cuestionar el porqué de 45 minutos dedicados a Sketch, el insulso nuevo personaje, a la vista de su nulo desarrollo posterior, y más considerando que la presencia de Anwar me ha parecido muy secundaria, quizá demasiado. Afortunadamente, no tuve que esperar mucho para indagar en la forma de vida de Maxxie, que, si bien dentro del grupo es el menos protagonista junto con el chico musulmán, ha tenido obtenido un mejor tratamiento por parte del guión, que vuelve a encontrar en la estupenda selección musical un aliado de primer orden.

Las historias de Tony, Chris y, en cierta medida, la de Sketch (con problemas mentales y una madre físicamente dependiente) sirven a Elsley y Brittain para extender una capa extra de oscuridad y de incertidumbre sobre la vida del resto de personajes y, por tanto, sobre la serie. Sin perder el toque de desenfreno de Skins 1, resulta llamativo cómo los tres cumplen una función similar en distintos subgrupos o parejas de personajes, que, sin haber interactuado lo suficiente entre sí, terminan por compartir el mismo de sentimiento de tristeza y frustración. La situación de Tony tiene influencia directa sobre su novia Michelle, su hermana Effy y Sid, mientras que las circunstancias de Chris afectan al devenir del propio Sid, Cassie y Jal. Por último, Sketch está ahí para establecer un conflicto entre Anwar y Maxxie aunque, repito, de manera muy superficial.

Como ya sucedió en la primera temporada, Sid, Cassie y Chris vuelven a salir por la puerta grande, pero esta vez lo hacen con las dos orejas y el rabo. No por nada, ellos solos se encargan de darle la estocada final a la faena de hacer sentir al espectador lo que duele dar el estirón hacia la madurez. Sin embargo, sería injusto no mencionar la parte que le toca a Tony, el personaje que ha experimentado el mayor cambio. De un capullo a una persona, aunque todavía me pregunto cuánto de alucinación hubo en su episodio.

Sea cual sea la realidad, lo cierto es que Effy tiene mucho que decir en la transformación de su hermano. Para mí fue toda una sorpresa descubrir a la pequeña de los Stonem, especialmente esa faceta suya de Amélie de los bajos fondos como se puede ver en el episodio centrado en ella. Quién lo diría tratándose de una chica de la que sólo conocíamos su tendencia a expresar nada.

Mientras que los demás ya han completado su ascenso a la montaña, Effy está a punto de embarcarse en el misma aventura. En la tercera temporada de Skins, ella y los que vengan tendrán que conseguir que no eche mucho de menos a este grupo de amigos, que ya ha finalizado su ciclo en el Roundview College. Tras una segunda clase en la que nos han enseñado cómo pulir una de las mejores series 'teen' (y eso a pesar de los defectos que menciono), no puedo dejar de pensar en qué habrá sido de Sid, Cassie, Tony, Michelle, Jal, Maxxie, Anwar... y hasta de Chris. ¿Habrán aprendido a fingir como los adultos?

9 comentarios:

satrian dijo...

Esta segunda temporada ha sido más dura, madura, menos espíritu "rave" y más dura realidad, tuve que cambiar mi forma de verla, porque los acontecimientos en sus vidas son oscuros, oscuros, al final me gustó tanto como la primera, y la he acabado hace dos días nada más, a ver que tal la tercera con el cambio de personajes.

Spidermarga dijo...

Como dijiste en el Twitter esta segunda temporada ha sido agridulce.

Estoy de acuerdo con lo de Scketch. El conflicto que plantea entre Maxxie y Anwar es bastante insulso. Y como personaje, no aporta mucho. No me gustó mucho, la verdad.

Una de las cosas que más me gustó de la temporada fue el cambio que pega Tony, al dejar de ser el idiota de antes, pero sin quitarle todo lo que era él.

Y el fina... qué final! De vez en cuando me lo pongo y termino como una magdalena xD

Da pena despedirse de los personajes, pero mejor eso que ir alargándo las temporadas como hacen en las series americanas. Que si universidad, campus... mejor olvidarse de todo eso y terminar antes pero con dignidad ;)

La tercera temporada es muy buena también. Tiene nuevos personajes muy interesantes.

Pues me alegro que te haya gustado :P

Nahum dijo...

Yo no he visto la segunda pero, como te dije en tu anterior post sobre esta adorable panda, ya empecé con ellos.

Y a ver cuándo encuentro el momento de hacer una crítica de la primera temporada, que me gustó mucho. Cassie, oh, Cassie.

Jaina dijo...

Satrian: yo me voy a dar un tiempo antes de empezar con la tres :) A mí la segunda me gustó mucho, pero es verdad que por razones completamente diferentes que la primera, más luminosa que ésta.

Spidermarga: es con ese final te deja con un nudo en el cuello que no veas. Me alegra saber que no soy la única en lo de Sketch :) El cambio de personajes, aunque duela, es lo más coherente que pueden hacer si se quieren centrar en los años de instituto. O eso, o cerrar la serie dejándola en lo más alto. A ver si mantienen el listón con los nuevos.

Nahum: ya sabía yo que te gustaría :D ¿Quién no ve esta serie sin adorar a Cassie? Esa mezcla suya de locura y vulnerabilidad es encantadora. La segunda, con ese giro oscuro que da a la trama, tampoco te defraudará.

seriéfilo dijo...

a mi es que no me gustó, casi nada, quizá por que tampoco hace tanto que vivi esa etapa la veo demasiado cruda, no sé no me enganchó en absoluto. será culpa mía.

Kratos dijo...

Este es una gran temporada, aunque prefiero la tercera, para mi gusto mucho más divertida, pero a la vez tambíen dramatica, es decir conjuga lo mejor de la primera y la segunda, Skins es una gran serie.

Jaina dijo...

Seriefilo: Ya sabes lo que se dic: para gustos... Creo que es ésta es de esas series que o te gustan desde los primeros caps, o nada :)

Kratos: ya te comentaré cuando la vea. Iré con la mentalidad de que veré una serie totalmente diferente, pero me atendré a vuestros comentarios jeje!

Juslisen: dijo...

La verdad que me la han recomendado desde varios puntos, a ver si con el verano y el descansod e mis 8 series de cabecera, empiezo con otras...De momento me estoy poniendo al día co In Treatment ;)

Saludos!

Pol

www.juslisen.tk

(。◕‿‿◕。) ραяαиσι∂ ∂ιѕσя∂єя dijo...

Me encanta skins!! :)