domingo, 30 de enero de 2011

Pilotando Being Human US: El título es coña, ¿no?

Crepusculización: dícese de todo aquel proceso por el que se elimina cualquier atisbo de fealdad en las criaturas sobrenaturales, normalmente vampiros, con el fin de ponerlos a desfilar sobre una pasarela. [ACTUALIZACIÓN: Dicho proceso se completa con la inclusión de un fuerte autodio por actos cometidos en el pasado, que se refleja en personalidades distantes, depresivas y melancólicas, y en comportamientos donde abundan las miradas intensas, dando lugar a una ilusión barata de misterio.]

Seguramente durante este mes de enero os habréis cansado de leer las palabras remake, UK y US hasta cuando leéis en sueños. Normal, con los estrenos de las versiones americanas de éxitos británicos como Shameless, Skins y Being Human. De la primera no puedo hablar porque no he visto la original, y de la segunda me he propuesto acabar su temporada antes de decir nada pero, con la última, me han bastado los dos primeros capítulos emitidos por el canal SyFy para decidir que no merece la pena invertir más tiempo en ella.

Cuando detestamos un remake puede deberse a dos causas: 1) Que lo odies porque es un calco a papel cebolla del original, con actores que no pueden competir con los pioneros (como a mucha gente le ha pasado con el piloto de Skins US),
o 2) que lo pongas de vuelta y media porque, en su afán de diferenciarse, cambian las cosas que funcionan y, de paso, terminan por afectar el concepto que hizo grande al original. El primo yankee de Being Human entra dentro de esta segunda categoría que, a todas luces, me parece más peligrosa. Al menos, los remakes plano a plano son más humildes con lo que muestran y no pretenden ir de nuevas cuando en, el fondo, no es cierto y encima empeoran el precedente. Está claro que productos como Battlestar Galactica, verdaderas reimaginaciones alternativas de un universo ficticio ya determinado, hay muy pocos.

Toby Whitehouse, creador de la serie genuina, basa su propuesta en bombear sangre a los personajes del vampiro, la fantasma y el hombre lobo que comparten piso, a través de la desmitificación de su fantasía. Mitchell, Annie y George parecen tan humanos como cualquiera de nosotros: pasan por las mismas situaciones ridículas, lloran y hasta sudan. Además, las características sobrenaturales de los personajes no van más allá de lo básico, todo para favorecer la sensación de normalidad
(Annie no es translúcida, por ejemplo), como si lo único 'raro' del chupasangre vecino de enfrente fuera que anda tapado hasta arriba en pleno mes de julio.

Se nota demasiado que Whitehouse no está detrás de la adaptación. De lo contrario, podría preguntarse por qué narices el vampiro Aidan (Mitchell) tiene esos poderes ultrasensoriales y esa velocidad, por qué Josh (George) identifica olores a distancia en su forma humana y por qué Sally (Annie) lucha para hacerse opaca. No voy a negar que mi opinión tan negativa de este remake reside en gran parte con el casting del vampiro. Sam Witwer ('Crashdown' en BsG) carece de los registros faciales de Aidan Turner, capaz de dotar de esa vulnerabilidad y pasión que requiere un personaje como el atormentado Mitchell. Witwer, en cambio, se queda en la mirada intensa y los morros prietos. Además, es un tipo de guapo diferente a Turner, más estándar, más de catálogo, por lo que resulta terriblemente lejano. Pero lo peor de todo, es que su caracterización huele a vampiro por todas partes. Si no, ¿a cuento de qué viene esa palidez extrema? Por no hablar del exceso de limpieza en su fachada y la ausencia de una mínima barba de tres días. Lo dicho, Being Human US meets Edward Cullen. Demasiado petróleo.

¿Ladykiller? Je, no, gracias. No quiero que tú me hinques el diente.

Si la aparición de poderes adicionales hiere de muerte la esencia del original, la ausencia de humor, la remata. Whitehouse es, además de guionista, comediante, de ahí el gran protagonismo del elemento cómico en la serie madre que, salta a la vista, no ha sido trasladado de Bristol a Boston. Es obvio que no se pueden adaptar las mismas gracias británicas pero, con esta reducción generalizada del humor, han despojado de toda su miga a los personajes de Josh y Sally, que funcionan en el original como perfectos alivios cómicos, uno, con sus neuras y, la otra con su afición compulsiva por el té y su lado maruja (hay que decir que tanto Russel Tovey como Lenora Chrichlow se adueñan de los personajes). Tampoco ayuda que a Josh le hayan endiñado una hermana a la que no veía desde que se convirtió en hombre lobo, con lo cual se añade un poco más de drama familiar al cóctel.

Contar con mayor presupuesto supone, a veces, eso mismo: una 'glamourización' involuntaria de esos ambientes sucios y cutres en los que nos introducen las series británicas, en muchos casos por falta de recursos económicos y, en otros, porque se trata de mantener un estilo verista. Pero aquí el dinero se debería haber utilizado para conservar las imperfecciones del mundo ficticio que nos presenta Being Human, porque ahí reside la razón de ser de la serie original y, por tanto, su humanidad.

Se acaba de estrenar la tercera temporada en BBC3. Si hay que empezar por una de las dos series, ésta es la buena.

13 comentarios:

Mai dijo...

A mi me da repelús el vampiro del remake americano. Además de que me resulta muy amanerado. Vamos que le gana por goleada el mitchel de la versión inglesa (el que sale en las 3 temporadas no en el piloto original de la británica XD)

Jaina dijo...

Mai: El vampiro es un fail total, menudo error de casting y es que encima han fastidiafo todo el diseño del personaje en sí. Como Mitchell, ¡nadie! (ya vi el del piloto original, vaya tela xD)

Kiseki7 dijo...

Mi intención era ver esta primera temporada USA y luego pasarme, si me gustaba, a la original, pensando que pasaría lo que con Shameless, cuyo remake está siendo muy bien acogido.
Pero al ver que está recibiendo bastantes palos y lo que cuentas en el post cambiaré de planes y me lanzaré a por la original.

WATANABE dijo...

Me apetecía ver esta versión USA, por la idea original de tres seres sobrenaturales compartiendo piso, y especialmente porque me puse con la inglesa y no me convenció nada. Cuando la vea ya te comentaré si tus críticas están demasiado influenciadas por la serie original, o por el contrario son completamente comprensibles (por lo que he leído va a ser más lo segundo).

Un saludo.

Renaissance dijo...

No hay color por ninguna parte:
¿El vampiro? Ni comparación con Aidan Turner. Y ya me explicarán qué invento es ese de los poderes vampíricos. Del resto, Mark Pellegrino es demasiado psicópata y su sicario no puede comprararse en comicidad y mal rollo con el papelazo de Dylan Brown como empleado de la funeraria.

Del hombre lobo...otro tanto: sustituyen a una exnovia que huye aterrorizada ante el mundo sobrenatural, por una hermana a la que este rechaza.

Adri dijo...

No he visto ni la una ni la otra pero leyéndote me han venido a la cabeza otros ejemplos de adaptaciones americanas que abusan de la Crepusculización (en la que no sólo incluiría el aspecto físico si no también la intensidad dramática que les gusta meter a este tipo de personajes, algo que leyéndote queda claro que también hace).

Brinstar dijo...

Pues vaya! Yo no he visto la original así que no puedo compararlas pero en cambio estoy viendo la versión US y sin tener todos estos elementos comparativos no me parece una mala serie. Cierto es que le sobran todos estos "tics Crepusculianos" y en general esta tendencia de los americanos a dejarlo todo limpio pero la historia ha conseguido que me interese por ella.
Saludos!

anikka dijo...

A mí me está gustando, aunque también es verdad que prefiero la inglesa.
Eso sí, el vampiro, ni punto de comparación con Mitchell, este me recuerda más al del piloto original donde lo interpretaba Guy Flanagan (que menos mal que lo cambiaron)
También prefiero a Annie de fantasma que a Sally, pero me gusta más este hombre lobo, aunque esto es bastante personal, no soporto a George, me carga mucho.
Y me encanta Mark Pellegrino.

Me apetece ver que hacen con la serie, supongo que se irán desviando más, porque al tener las series inglesas menos capítulos... ¿No?

Jaina dijo...

Kiseki7: No lo pienses dos veces. El remake pierde su sentido al destrozar la novedad que aportaba el original.

Watanabe: Comparo mucho con la británica, pero porque se han cargado su legado. La gracia está en ver cómo conviven esos tres bichos, pero imprimiéndoles actitudes completamemte humanas (de ahí el título 'Being Human'), en lo bueno y en lo malo. En el remake, el nombre de la serie es pura casualidad. Pueden hacer nuevas tramas y cambios poco sustanciales, pero la esencia debe mantenerse. En este sentido, se han quedado con la premisa de compartir piso y ya está, y les ha salido un churro que ni es una cosa ni la otra.

Renaissance: Este Josh no tiene nada de George, demasiado dramaqueen. Y no es nada casualidad de que las dos hayamos pensado lo mismo sobre el vampiro: plástico total. Al nuevo Herrick (Bishop) se le ven demasiado las intenciones de malo, hasta en eso el remake peca de obvio y evidente ¬¬

Adri: Gracias por el apunte, acabo de actualizar la definición ;) A más emoides, mejor

Brinstar: Bienvenido! Te digo lo mismo que Kiseki, ponte con la original. Aquí se quedan en la superficie de las cosas. Quizá el mode contar esté mejor estructurado en la americana, pero lo pierde todo sin esos elementos básicos que diferenciaban a los personajes originales de sus versiones clásicas y, por supuesto, de las versiones post-fiebre Twilight.

Anikka: Los dos primeros capis son casi iguales. Pero sí, se espera que en algún momento de la primera temporada se separen de las tramas de la británica (aunque, a saber, igual pueden juntar las historias de la S2 de la original). Yo me quedo con mi George a lo nenaza xD Bienvenida y gracias por comentar.

Bodom dijo...

Hola a todos.

Yo acabo de terminar de ver el segundo capítulo (el 1x02), y aparte de ser un mal calco de los mismos capítulos de la serie original, el vampiro me ha parecido completamente horripilante, igual que el hombre lobo y el fantasma.

Es cierto que George es muy cargante, y muchas veces dan ganas de matarle xD, pero gran parte del peso cómico lo lleva él, y es algo que no le podemos quitar. Mitchell es la gran maravilla de Being Human, además de un hombre tremendamente atractivo es un vampiro de los que ya no se ven.

Lo siento, pero... Britain 1 USA 0. Por mi parte la voy a dejar de ver, con estos dos capítulos he tenido suficiente, y además ahora ha salido la tercera temporada de la británica, así que por mi parte está todo dicho.

Un buen artículo, muchas gracias :-)

Anónimo dijo...

Mala copia la versión americana. Era necesario vestir al fantasma con la misma ropa (pantis y rebeca grises...) que el original? El vampiro-modelo un horror, ni la mitad de carisma que el original

Kikikot dijo...

Pues a mi me está gustando. Es verdad que los cambios son considerables (el vampiro metrosexual, la fantasma intangible incapaz de tocar objetos pero que se sienta comodamente en el sofá, el hombre lobo con megaolfato, etc, etc) pero son los topicazos actuales de los "monstruos". Gracias a ello, imagino que la trama se desviará de la original, y podremos disfrutar de una serie nueva. Quien sabe, quizas el lobo llegue a salir sin necesidad de luna.
Yo la voy a ver solo con la esperanza de que me cuenten una historia nueva. Si van a continuar con la misma, lo siento, pero prefiero la original.

¡¡ARRIBA GEORGE EL TARTAJA!!

Anónimo dijo...

nOOO m lo puedo creer!yo pensaba que estaba viendo la original, en realidad al no aber visto la UK no puedo deciros pero ami no me parece del todo mal, ahopra iba a empezar con la segunda temporada aver q tal sino cambiare a la otra